miércoles 28 de febrero de 2024
23.3 C
Salta

También llegaron a Salta los rosarios que el Papa obsequió a represores condenados por delitos de lesa humanidad

La cantidad de rosarios enviados fue de 50. El religioso que los trajo desde el Vaticano es Santiago Olivera. Una agrupación integrada por descendientes de represores que rechazan el accionar de sus progenitores impugnó el gesto.

Como se sabe, la entrega de rosarios es una práctica común de Bergoglio que ya lo hizo con la dirigente Milagro Sala en el 2017 o con el expresidente Amado Boudou. Sin embargo, el Papa rompió su récord y envió 50. Lo confirmó al Equipo de Investigación del diario Perfil Santiago Olivera, el obispo castrense del país que atiende las cuestiones religiosas dentro de todas las fuerzas de seguridad nacional.

Olivera contó que las gestiones se realizaron en enero y que ya entregó la mayoría de los rosarios en las visitas que realiza constantemente en los diferentes penales, tanto por medio de otros capellanes castrenses como por su propia persona. “Ya los recibieron en los penales de Ezeiza, Campo de Mayo, y en otras cárceles de Córdoba, Bariloche y Salta”, detalló al equipo de investigación de ese medio.

Municipalidad de Salta

Olivera se dedica a recorrer las distintas cárceles en las que están presos los exmiembros de todas las fuerzas nacionales. Uno de los penales que más visita es Ezeiza, donde se encuentran detenidos, entre otros, Alfredo Astiz, Jorge Eduardo «El Tigre» Acosta, Luis Enrique Beraldini y Miguel Etchecolatz, algunas de las personas más recordadas por las violaciones a los derechos humanos. “Es un signo de cercanía y misericordia; no hay que dejar de lado a los miembros de la fuerza que están sufriendo”, aclaró Olivera a Perfil sobre sus visitas a los penales y el regalo de Bergoglio para los represores.

Como era de esperarse, algunos familiares de militares están satisfechos con el regalo que llegó desde el Vaticano. Pero hay otros que no lo están como es el caso de la agrupación Historias Desobedientes, integrada por descendientes de represores que rechazan el accionar de sus progenitores durante el gobierno militar. La agrupación realizó una carta pública al Papa, en la que rechazó el gesto. “Si de la salvación de las almas se trata, es imperiosa la necesidad de que su gesto incluya el pedido expreso de la confesión y arrepentimiento de esas personas sobre sus crímenes”, dice el texto que fue escrito para Francisco al que hicieron un pedido expreso.

“Llame a la reflexión al obispo castrense y colabore para que los militares y policías presos por crímenes de lesa humanidad se arrepientan genuinamente y brinden a la Justicia la información que nos consta que tienen. Mientras no haya verdad, la Justicia no podrá ser efectiva. La verdad que guardan los perpetradores es el dolor diario de miles de familiares que esperan saber donde están sus hijas, hijos, nietas y nietos, sus hermanas y hermanos. No podemos conformarnos con su gesto, necesitamos que usted como máxima autoridad de la Iglesia y como guía espiritual de quienes recibieron estos rosarios colabore con nuestra causa y ayude a la sociedad argentina a sanar sus heridas desde la verdad y el amor. Nuestro amor siempre estará con los desprotegidos, con las víctimas, nunca con el accionar asesino de los genocidas”.

Bergoglio aún no le respondió a los desobedientes.

Otras noticias