sábado 24 de febrero de 2024
17 C
Salta

Requieren juicio para 9 policías salteños por la muerte de un paciente oncológico detenido y torturado

Fiscales salteños han requerido juicio para nueve efectivos de la Comisaría 45 de Tartagal, en relación con la muerte de Franco Centurión, un hombre de 29 años que era paciente oncológico y trasplantado que estuvo detenido por 15 días en los que lo golpearon y maltrataron. Posteriormente falleció en un hospital.

La Unidad Fiscal creada para investigar el caso ha acusado a los oficiales de los delitos de vejaciones, severidades y omisión de deberes de funcionario público. Julio César Martínez y Cristian Adrián Vargas están siendo acusados por dispensar un trato denigrante hacia la víctima al momento de alojarla en la dependencia policial, mientras que los otros siete:  Ernesto Marino Velázquez, Rodrigo Albano Correa, Isaac Silvestre Galarza, Héctor Federico Flores, Marcelo Morales, Carlos Facundo Borjas y Francisco Ramón Espinoza por los delitos de severidades y omisión de los deberes de funcionario público en concurso ideal.

Municipalidad de Salta

Los fiscales Gonzalo Vega y Gabriel González afirman que los imputados, al ser funcionarios públicos, hicieron caso omiso de las medidas dispuestas para garantizar la atención sanitaria del detenido, desatendiendo su salud según lo dispuesto por el médico que lo atendía. Además, omitieron el traslado y las acciones destinadas a garantizar que se le administraran los medicamentos y las atenciones necesarias para tratar su dolencia, lo que constituye un incumplimiento funcional doloso.

El requerimiento a juicio se basa en las pruebas producidas durante la investigación y que, según los fiscales Vega y González, son elementos de convicción suficientes para solicitar que la causa sea elevada a juicio. Los acusados deberán comparecer ante el Juzgado de Garantías 2 del distrito de Tartagal para enfrentar los cargos en su contra.

El caso

En los últimos días de 2021, Franco Centurión fue arrestado por la policía en la zona de Tartagal y sufrió las vejaciones policiales mientras estuvo detenido por 15 días. Franco era un joven que había padecido leucemia y había sido trasplantado de médula ósea en el hospital Garrahan. Los golpes recibidos durante su detención policial le causaron lesiones en varios órganos.

Después de su detención, fue internado en el hospital Juan Domingo Perón de Tartagal y posteriormente trasladado al hospital San Bernardo de la ciudad de Salta, donde falleció. Su padre, Santos Nolasco Centurión, intentó obtener una entrevista con el secretario de seguridad de la provincia, denunció públicamente los hechos en los medios de comunicación y presentó una denuncia en la fiscalía de Derechos Humanos.

 

Otras noticias