domingo 25 de febrero de 2024
19.8 C
Salta

Por el secuestro de una mujer | Condenan a un hijo de la política salteña

Es Mariano Mera Alba, hijo de Julio Mera Figueroa, ex ministro del Interior de Carlos Menem.

Mariano Mera Alba, hijo del ex ministro del Interior de Carlos Menem, Julio Mera Figueroa, fue condenado este lunes a siete años de prisión por el secuestro de una mujer en 2018.

Según informó elDiarioAr, la Justicia también le prohibió a Mera “cualquier tipo de contacto” con la víctima y sus hijas. Así lo dieron a conocer los jueces del Tribunal Oral en los Criminal y Correccional 27 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Javier de la Fuente, Federico Salvá y Jorge Romeo.

Municipalidad de Salta

Mariano Mera decía estar preso por un “vuelto de la narcopolítica”. Es el hijo de uno de los dirigentes del peronismo salteño con más presencia en la política nacional durante los 80 y 90.

Después de tres años prófugo, fue detenido en enero de 2022, acusado de violación y secuestro contra una mujer que ahora espera que el hijo de Julio Mera Figueroa y primo de Juan Manuel Urtubey “sufra todo” lo que ella vivió.

La mujer declaró que su horror comenzó el día que fue a la casa de Mera junto a sus hijas menores de edad con la esperanza de conseguir un trabajo en la Municipalidad de Merlo, provincia de Buenos Aires, donde el ahora condenado era asesor.

La mujer – según la denuncia – llegó a estar alrededor de un año viviendo en su casa con la promesa de este trabajo que nunca llegó, tiempo en el que soportó humillaciones, abusos y explotación laboral. “Él me violó, todavía me cuesta decirlo, y después de ese hecho yo me escapé”, relató la mujer a los medios. “Pude salir de ahí, me fui con mucho miedo, no quería denunciar por miedo a lo que me podía pasar, porque vi de lo que era capaz, hasta que vi a otra chica que lo había denunciado y entendí que mi testimonio era también muy importante”, añadió.

Se refugió junto a sus hijas en una casa para víctimas de violencia de donde fue secuestrada y torturada. “Yo en ese entonces iba a la cancha de Boca, nunca creí que (Mera) tendría poder ahí. Me cita un muchacho que conocía de la cancha a la noche en La Boca y yo voy. Había miembros de la barra y aparece él con dos hombres y ahí entendí que estaban todos juntos y que no hicieron nada mientras me golpeaban y llevaban a rastras”, recordó.

En enero del año pasado, el ex asesor del municipio de Merlo e hijo de un ministro del Interior habló con el sitio Inobae desde su lugar de detención y aseguro que era víctima de una “opereta” en su contra. “En Merlo enfrenté al narcotráfico con un programa basado en parroquias y el vuelto vino por ese lado. Tuvieron el poder para hacerme lo que me hicieron” declaró el abogado de 53 años que estuvo prófugo tres años. Es más, el Ministerio de Seguridad de la Nación había colgado una recompensa de 1,5 millones de pesos sobre su cabeza, Interpol lanzó una alerta en su contra a nivel internacional y su cara fue reproducida en diarios y especiales de televisión. Pero el hombre no caía. Muchos mantuvieron esa pregunta en el aire: ¿dónde está Mariano Mera?

“Ciertamente tenía recursos para escapar. El abogado de 53 años es un hijo de la política, ex asesor de la intendencia de Merlo y un representante ante alta esferas del poder, hijo del fallecido ex ministro del Interior Julio Mera Figueroa, ex candidato en las elecciones de River Plate. Diversas versiones indicaban que una supuesta cadena de favores lo mantuvo prófugo junto a la connivencia de fuerzas de seguridad” resaltó Infobae para tratar de explicar esa facilidad con la que el prófugo vivió todo el tiempo a solo 14 kilómetros de su casa de Merlo.

“Estuve prófugo porque la primera vez que me detuvieron me dieron una paliza espantosa, me soltaron once dientes. No lo dije presencialmente ante el juez de mi causa, que me indagó por webcam”, declaró y luego volvió a insistir en la tesis de que es victima de una opereta narco: “Creo que estuve muy cerca de saber quién era el nuevo barón del conurbano. Fui delegado de Merlo ante la Corte Suprema. Con la Iglesia armamos los buzones para que la gente denuncie el narcomenudeo. En Merlo, funcionó tan bien que estoy seguro le toqué los intereses muy profundos a alguien. El interés siempre fue “fuera Mera de Merlo”. Acá no te lo voy a decir. A alguien voy a perjudicar. Querían sacarme de Merlo. Esto es un garrón, una injusticia total. Estoy preso por un vuelto de la narcopolítica del oeste” insistió.

Otras noticias