viernes 24 de mayo de 2024
9.8 C
Salta

La salteña Lucrecia Martel advirtió sobre los riesgos de la Ley Ómnibus para el cine nacional

La reconocida directora de cine expresó su postura en una exposición ante el plenario de la Cámara de Diputados, resaltando los beneficios de la industria audiovisual pero advirtiendo sobre los posibles perjuicios de los cambios propuestos.

El pasado miércoles, la directora salteña Lucrecia Martel realizó una exposición mediante videoconferencia, en el marco del debate por la Ley Ómnibus enviada por el Ejecutivo que incluye iniciativas sobre el sector cinematográfico.

Martel, quien ha filmado gran parte de sus películas en el norte del país, destacó: «Nuestra industria de cine es básicamente de pequeñas y medianas empresas y entre el 70 y el 90% del presupuesto de una película argentina se financia exportando derechos, es decir competiendo en fondos internacionales con películas de todo el mundo. Los países con los que trabajamos con mayor frecuencia son Brasil, España, Colombia, Francia, Estados Unidos, Canadá, Inglaterra, últimamente también China, Qatar, Corea del Sur y por supuesto inversores privados. Es decir que nuestra industria de pequeñas y medianas empresas genera un gran ingreso de divisas al país. Lo que permitió el desarrollo de nuestra industria es que una ley de cine que nos costó muchísimo tener».

En relación con las escuelas de cine, Martel advirtió sobre el riesgo de desfinanciamiento, destacando su relevancia para formar técnicos que contribuyen al cine nacional e internacional. Luego expresó: «Y respecto de los cambios que propone la Ley Ómnibus, quisiera decirles que me da la impresión que no se han puesto en contacto con el sector o que están o que han sido escritas por personas con muchos prejuicios acerca de nuestra industria. No sé si es por falta de tiempo, por ignorancia, pero me parece que todavía estamos a tiempo de remediar esto, por lo menos. Si continuamos con estas ideas que se proponen en la  Ley Ómnibus, indudablemente se va a impedir lo que con mucho esfuerzo hemos estado logrando la gente de cine, que es participar en uno de los mercados más competitivos y que crece exponencialmente».

Asimismo, resaltó el rol del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) en la coordinación con fondos y entidades internacionales, lo que permite a las productoras argentinas acceder a financiamiento exterior. En este sentido, si bien admitió haber tenido críticas hacia gestiones pasadas, aseguró que sin el INCAA las empresas no podrían salir a buscar esos recursos.

La directora también advirtió sobre el posible impacto negativo de los cambios planteados en la Ley Ómnibus, al considerar que no se ha dialogado suficiente con el sector y que podrían obstaculizar el desarrollo de una industria muy competitiva en la que ya hay 15.000 estudiantes formándose.

Así, Martel concluyó pidiendo que se deje la discusión sobre las leyes de cine para otro momento, «cuando el Gobierno esté más interiorizado sobre su funcionamiento». Al mismo tiempo, se mostró abierta a introducir mejoras en el INCAA en cuanto a digitalización, tiempos de trámites, transparencia y austeridad.

Archivos

Otras noticias