miércoles 22 de mayo de 2024
10.3 C
Salta

La Revolución de Mayo de 1810 en Salta | “Hacían actos públicos en las esquinas”

En una larga charla que hace un tiempo mantuviera con CUARTO OSCURO, el historiador salteño Miguel Ángel Cáseres pinceló cómo se vivió en nuestra ciudad los comienzos de la emancipación nacional.

Fue en mayo del año 2020. Cuando la pandemia del COVID había confinado a todos a un encierro estricto. Para conmemorar la fecha, el “Profe” Cáseres decidió usar las redes sociales para repasar la revolución y el rol de Salta en el proceso exponiendo documentos, imágenes y resaltando a las figuras de la gesta fundacional del país: sobre todo a Belgrano, San Martín o Güemes a los que no siempre se le hace la justicia histórica que se merecen”, destacó.

Aquella vez fue consultado sobre la opinión de no pocos intelectuales que evitan darle la categoría de “revolución” al proceso por considerar que supuso un cambio de mano en la administración del gobierno, pero no una transformación de las estructuras económicas. “Con todo el respecto que me merecen esos intelectuales, esa no es mi opinión porque creo que se estuvo ante una clara revolución” manifestó el historiador para luego exponer su lectura del proceso.

“Hay que partir de una base: el desapego a cumplir lo que establecían las Leyes de Indias que en principio establecían que las colonias no podían defenestrar a un Virrey que era representante de un Rey que, a la vez, argumentaba su reinado en la voluntad divina y que se decía dueño de las posesiones coloniales. Si no se entiende ese proceso pierde sustancia el análisis de lo que ocurrió en mayo de 1810. Porque el planteo central es el siguiente: ¿Dónde está la autoridad de la que devenía la autoridad de los revolucionarios para detener al Virrey y armar una Junta de gobierno? La respuesta fue que si en España se conformaron Juntas Revolucionarias para reemplazar al rey cuando éste estaba prisionero de Napoleón, los criollos podían hacer lo mismo con la convicción de que el Poder que provenía de Dios iba al pueblo que delegaba ese poder en sus representantes, algo que contradice por completo la teoría de la monarquía divina por la cual los españoles decían que el Poder del Rey provenía directamente de Dios y con ello exigían subordinación. Mayo rompe esa forma de pensar la soberanía. De allí que sostengo que la Revolución de Mayo es la toma del poder político por parte de la burguesía nacional, aunque en ese momento no se hablara de “independencia” porque Inglaterra que había financiado por lo bajo el accionar de algunos revolucionarios, en ese momento es aliada de España en su lucha contra Francia”, destacó.

El análisis político fue insertado por Cáseres en el trastocamiento del escenario internacional en donde la disputa entre Inglaterra y Francia por la hegemonía mundial involucra a una España debilitada que recibirá una profunda bofetada por los procesos de independencia que también supusieron una profunda modificación de las relaciones comerciales y financieras que afectaron para siempre el Poder y el modelo español.

La charla radial de entonces también se detuvo en el rol de Salta en ese proceso y allí destacó que algunos aspectos dejan en claro que la revolución estuvo lejos de ser un quiebre súbito porque documentos históricos muestran cómo ya en el año 1809 el rey advertía a las autoridades locales de figuras que agitaban la insubordinación contra el rey y lo ejemplifico con la figura de Francisco de Gurruchaga: un salteño nacido en el seno de una de las familias más ricas del virreinato y que a los 7 años partió a España para retornar cuando los franceses invadieron ese país y fomentar lo que luego sería el proceso emancipador.

“En Salta se hacían actos públicos en favor de la libertad, la independencia y la revolución en las principales esquinas. Un ejemplo es Francisco de Gurruchaga. Y le digo más, cuando el Virrey Baltasar de Cisneros se entera de toda esta movida a través de sus servicios de información, le manda una carta a Don Nicolás Severo Isasmendi fechada el 27 de noviembre de 1809 en donde le decía ´he tenido noticias de que en esa ciudad hay ciertos números de abogados que vierten públicamente especies subversivas contra los supremos derechos de nuestro Augusto Soberano´. Parece un poema, pero hablaba de subversivos”, sentenció Cáseres quien luego fue detallando como muchos intelectuales de la revolución se formaron en Europa como el propio Gurruchaga que incluso desde allá aporto dinero para repatriar a muchos que luego serían protagonistas del proceso revolucionario” como el propio Gurruchaga que luego terminaría enfrentado políticamente al propio Güemes y siendo parte de las conspiraciones que terminaron con la emboscada al héroe gaucho.

Archivos

Otras noticias