sábado 13 de abril de 2024
17 C
Salta

La Iglesia lucha por impedir avances en educación sexual

A través de un comunicado a nivel nacional, pidió límites.

En medio de un encadenamiento de escándalos sexuales que involucran a diferentes miembros de la Iglesia Católica, los líderes de la institución religiosa en el país emitieron un comunicado en el que piden limitar la educación sexual en las escuelas argentinas. Un comportamiento que se muestra contradictorio.

Más allá de escándalos, a la Iglesia lo que mejor le sale suele ser la bajada de línea y el decir qué se debe hacer. Así es como publicó y difundió en las últimas horas un comunicado en el que pidió poner límites a la educación sexual.

Clarín informó que en el comunicado la Iglesia católica pidió que las disposiciones del Estado sobre la impartición de educación sexual respeten “el derecho a educar a nuestros niños, niñas y jóvenes de acuerdo al propio ideario y convicciones éticas y religiosas”. Agregó que esa capacitación “no debe limitarse a saber qué hay que hacer para que una joven no quede embarazada”.

«La educación sexual se encuentra hoy sobre la mesa del diálogo político, social, cultural y educativo en nuestra Argentina. El reciente debate mostró que el aborto no constituye ninguna solución, sino que es un drama humano personal y social”, aportó el comunicado. “Se pudo observar, además, que hay consenso de que dicha educación no debe limitarse a ‘saber qué hay que hacer para que una joven no quede embarazada’, o a conocer el cuerpo de varones y mujeres como quien meramente conoce el funcionamiento de un dispositivo”, insistió.

“Esa educación debe ser integral, vale decir, de toda la persona: su espiritualidad, sus valores, sus emociones, sus pensamientos, su contexto social, económico, familiar y obviamente su cuerpo y su salud. Debe ser una educación para el amor, que incluya la sexualidad pero que no se circunscriba sólo a ella. Una educación así es, además, un camino excelente para prevenir el aborto, la iniciación sexual precoz, las enfermedades de transmisión sexual, la violencia y el abuso sexual”, destacó.

Para la Iglesia «es muy importante que los chicos y chicas reciban en la escuela un mensaje coherente, alineado, complementario, respecto de aquel que reciben en el hogar. En ese sentido, la educación sexual integral debe respetar la libertad religiosa de las instituciones, y la libertad de conciencia, derecho sagrado e inalienable que debe ser siempre custodiado”.

“Por eso, reclamamos el derecho a educar a nuestros niños, niñas y jóvenes de acuerdo al propio ideario y convicciones éticas y religiosas, confiando en que un diálogo verdadero y democrático nos llevará a incrementar el encuentro y la amistad social”, finalizó el texto.

 

Otras noticias