viernes 23 de febrero de 2024
18.7 C
Salta

Dos años de pandemia | Cuando el salteño Romero no quería sacarle a los ricos para darle a los pobres

El senador nacional se opuso al proyecto que el Frente de Todos presentó en 2020 para recaudar fondos tras la crisis de la pandemia. Decía que no era justicia sino revancha.

Hace dos años, el 5 de diciembre, el Senado de la Nación aprobaba el proyecto oficial de Aporte Solidario y Extraordinario de las Grandes Fortunas. Una iniciativa originada en la enorme crisis económica provocada por la pandemia y las restricciones. Ese día, el Frente de Todos cosechó 42 votos positivos frente a los 26 de Juntos por el Cambio. El Gobierno pensaba recaudar 300 mil millones de pesos que deberían volcarse a planes productivos y sanitarios. Aunque hubo un senador que no se mostró de acuerdo. Era un salteño: Juan Carlos Romero sorprendió.

La oposición se basó en que el impuesto ahuyenta las inversiones y que el aporte extraordinario va en ese sentido. Medios como Página 12, destacaron el discurso del salteño Juan Carlos Romero quien se opuso a la ley. “Romero no se salió un milímetro del reiterado discurso opositor a acusar al Gobierno de quitarle dinero a un sector para beneficiar a otro. En ese sentido puso como ejemplo la corrección de los fondos para el traspaso de la Policía a la Ciudad de Buenos Aires: ´Lo están poniendo en práctica acá para darle a los más pobres´, dijo sin sonrojarse. Luego aclaró que eso no es justicia sino revancha. Eso sí, nada dijo del decreto por el cual el entonces presidente Macri le quitó dinero a las provincias, incluso a la suya, para dársela a CABA”, resaltó el medio nacional.

Municipalidad de Salta

En esa jornada, el senador nacional por Salta publicó en su cuenta de Twitter su discurso en la sesión, que tuvo una duración de 16 minutos. En su introducción decía que el proyecto formaba parte del «paquete de venganza» que impulsaba el gobierno nacional.

«Quiero resaltar que acá no hay ninguna pretensión de defender a los empresarios y menos a los más pudientes», decía, y resaltaba que la motivación era un «profundo sentido de revancha, de persecución y de castigo a quienes creen que son culpables de los males argentinos».

«Vamos a ayudar a los pobres de la provincia de Buenos Aires que viene gobernada por el mismo partido después de los radicales en la época de Alfonsín. De ahí hasta ahora siempre gobernó el mismo partido, aumentando la desgracia del país a través de una mala administración», decía Romero en forma errónea, ya que omitía la gestión de María Eugenia Vidal.

«Pero la justificación es le saco a uno para darle al otro. Eso no es justicia, eso es revancha, venganza. Eso está mal. La gente debe saberlo. La motivación no es sana, no es noble», seguía Romero, que con el proyecto aprobado tenía que aportar dinero, ya que él era (y es) uno de los argentinos que poseen grandes fortunas.

Otras noticias