martes 21 de mayo de 2024
6.4 C
Salta

47 años después | Una madre salteña desaparecida por la dictadura podrá ser velada y homenajeada por sus hijos

Será este sábado 22 de abril en el Centro Vecinal 20 de Febrero. También habrá un acto en Plaza Evita.

Este sábado 22 de abril se realizará el velatorio de Gladys del Valle Porcel de Puggioni, joven salteña secuestrada y desaparecida por la dictadura en 1976.

El velatorio de sus restos, que fueron recuperados en 2009 por el Equipo Argentino de Antropología Forense, será en el Centro Vecinal 20 de Febrero.

«Este sábado vamos a reencontrarnos con mi madre, despues de 47 años desaparecida. Les esperamos para celebrar la vida y la militancia. El Amor Siempre Vence al Odio», escribió Fidel Puggioni, hijo de Gladys.

El dirigente social, candidato a concejal en estas elecciones, también encabezará un acto en homenaje a Gladys. Será este mismo sábado a las 17 en Plaza Evita. Allí también estará Tupac Puggioni, hermano de Fidel e hijo de Gladys.

Gladys, apodada por sus compañeros como «La Zorrita», había nacido en la ciudad de Salta el 1 de diciembre de 1952. Se crió en un hogar peronista y luego se convirtió en militante del Frente Revolucionario 17 de octubre.

«Nuestra madre vuelve al regazo de su provincia. Gracias al Equipo Argentino de Antropología Forense dejó de ser una desaparecida, retomando su identidad, dejando de ser un cuerpo más de una fosa común», señalaron Fidel y Tupac en un comunicado. «Ella vuelve como un símbolo de aquellos jóvenes que quisieron cambiar la historia de un país, de los 30.000 que siguen siendo ejemplo para las luchas que se viven cada día por las injusticias que siguen sufriendo hoy los más humildes», agregaron.

«Ella perteneció a esa maravillosa generación de jóvenes que diezmó la dictadura militar más sangrienta de Argentina», agregaron sus hijos.

Gladys estaba embarazada de seis meses cuando fue secuestrada el 28 de octubre de 1976, junto a Juan Carlos «El Negro» Arroyo y Marta Taboada en una quinta en Moreno, provincia de Buenos Aires. Su hijo o hija nació y fue apropiado por la dictadura. Aún no fue identificado.

«Nosotros seguimos buscando a nuestro hermano o hermana, apropiado por los genocidas. Nuestra familia fue atrozmente perseguida por los sembradores del terror», recordaron los Puggioni, que también sufrieron la pérdida de su padre, Hugo Aníbal Puggioni, asesinado por la Triple A en 1974.

Archivos

Otras noticias