miércoles 22 de mayo de 2024
15.3 C
Salta

Es macrista | Diputada que dice que las Malvinas no son argentinas, se enoja por la creación de universidades

Es Sabrina Ajmechet, aliada de Patricia Bullrich, quien se quejó porque el oficialismo busca avanzar con una nueva casa de estudios.

¿Quiere a la Patria? ¿Quiere a la educación de los chicos? ¿Quiere a los chicos? ¿Quiere a alguien? Son todas preguntas que se desprenden de la actitud de Sabrina Ajmechet, diputada nacional del macrismo que este miércoles se mostró indignada porque el oficialismo busca crear una universidad.

En pleno partido de Argentina contra Polonia por el mundial de fútbol, Ajmechet hizo una publicación al respecto en su cuenta de Twitter: «Durante el primer tiempo, el Kirchnerismo aprovecha y mete en el temario de la sesión de mañana la creación de una universidad más», escribió.

En la misma publicación se observa el proyecto. Se trata de la creación de la Universidad Nacional Juan Laurentino Ortíz, con sede central en la ciudad de Paraná, capital de Entre Ríos.

Ajmechet confirmó que tanto los diputados del PRO como los de la Coalición Cívica firmaron dictamen de rechazo a la iniciativa.

Ajmechet, historiadora, se hizo conocida el año pasado, cuando Patricia Bullrich la presentó antes de las elecciones como precandidata a diputada nacional por la Ciudad de Buenos Aires. Luego se conocieron opiniones muy polémicas.

«Las Malvinas no son ni nunca fueron argentinas», tuiteó Ajmechet en su cuenta de esa red social en febrero de 2012. En otra publicación aseguró: «Las Malvinas no existen. Las falkland islands son de los kelpers».

No conforme con eso, un 2 de abril, Día del Veterano y de los Caídos en la guerra de Malvinas, volvió a opinar del tema: «La creencia en que las Malvinas son argentinas es irracional, es sentimental. Los datos históricos no ayudan a creer eso».

Ajmechet fue presentada el 20 de julio de 2021 como candidata en un posteo en el que Bullrich la describió como «una joven académica con experiencia y una mirada transformadora para reconstruir esperanza y porvenir». Lo cierto es que la por entonces secretaria de Investigación, Desarrollo e Innovación en Unicaba, la universidad del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, también debió admitir que había plagiado un trabajo académico.

Archivos

Otras noticias