miércoles 21 de febrero de 2024
22.5 C
Salta

Azúcar amargo | Blaquier: el millonario cómplice de la dictadura que fue defendido por un poderoso letrado salteño

Horacio Aguilar, ex juez de Corte salteño, defendió al magnate fallecido ayer. El Ingenio Ledesma colaboró con muchos operativos represivos, aunque el más tristemente célebre fue el de los “Apagones de Ledesma” en julio de 1976.

El magnate estuvo al frente de la firma Ledesma entre 1970 y 2013 y antes del golpe de 1976 hacía de mecenas de intelectuales que funcionaban como usina de ideas del régimen militar y que solían reunirse en su palacete de la calle Azcuénaga. El apoyo a las políticas represivas no sólo era en el plano de las ideas, sino también en el práctico. Diversos estudios dan cuenta de la participación de la empresa en la detención de trabajadores, operativos dentro de la fábrica, el uso de listas negras con nombres a detener, el uso de camionetas para secuestrar y desaparecer trabajadores con destacado rol gremial.

El operativo más letal de ese listado ocurrió en el mes de Julio de 1976: los tristemente famosos “Apagones de Ledesma”. Un operativo montado por los grupos de tareas de la dictadura que incluyeron cortes masivos de luz, uso de helicópteros, detenciones ilegales y desapariciones de militantes, delegados gremiales y trabajadores. Ya entrado el siglo XXI, Blaquier por la colaboración de su empresa con esos hechos.

En ese proceso también jugó un rol destacado el ex juez de Corte de la provincia de Salta, Horacio Aguilar. Fue el defensor de Pedro Blaquier. El recorrido de Aguilar en la provincia de Jujuy se remonta – por lo menos – al año 2002-2004 cuando se convirtió en Juez Federal de Juzgado de Jujuy Nº2. En el 2004 se convirtió en camarista federal de Salta hasta 2009.

Como juez federal jujeño mereció el reproche de los organismos de DDHH de aquella provincia que señalaron a ese juzgado por obstaculizar procesos judiciales a genocidas. De allí que cuando en abril de 2011 el zar azucarero Pedro Blaquier lo contratara para defenderlo en la causa que lo vinculaba a los “Apagones de Ledesma” que produjeron docenas de secuestros y no pocos desaparecidos, los organismos jujeños denunciaran el bochorno fragante: un exjuez que tuvo acceso a expedientes relacionados con el terrorismo de Estado estaba en condiciones de usarlos para defender a un millonario acusado de colaborar en esos crímenes. Es más, cuando el 26 de abril de 2011 la justicia ordenó distintos allanamientos por la causa Ledesma, uno de ellos se realizó en la mansión que el Ingenio posee en el barrio Los Perales de San Salvador de Jujuy. Allí se dieron con expedientes de militantes sindicales que luchaban contra el ingenio Ledesma en los 70 y también con el propio Horacio Aguilar.

Finalmente, Blaquier fue procesado en 2012 por crímenes de lesa humanidad pero jamás llegó a ser juzgado. Para evitar sentarse en el banquillo de los acusados, el magnate contó con la inestimable ayuda de los más altos tribunales del país: la Cámara Federal de Casación Penal y la Corte Suprema que demoraron el proceso durante casi ocho años. Ya en el año 2022, Blaquier logró ser apartado del juicio oral por crímenes en las noches de los apagones en Jujuy por “incapacidad mental sobreviniente”.

Otras noticias