sábado 18 de mayo de 2024
8.1 C
Salta

Norte salteño | Condenan a una mujer por trata de personas con fines de explotación laboral

Karla Yoselín Mamani Aguilar fue condenada a diez años de prisión. Fue detenida el 27 de febrero pasado cuando trasladaba a tres adolescentes bolivianas a un taller textil de la Ciudad de Buenos Aires.

Según explicaron las autoridades judiciales, la fiscalía y la defensa arribaron a un acuerdo respecto a la responsabilidad penal de Mamani Aguilar, por lo que el debate se realizó con el objetivo de determinar la pena que fue de 10 años y con la modalidad de arresto domiciliario debido a que la mujer de 26 años tiene a su cargo dos hijos menores de edad.

“La condena es la primera impuesta por esta clase de delito en la provincia desde la implementación del sistema acusatorio previsto en el Código Procesal Penal Federal en Salta y Jujuy, el 10 de junio de 2019” destaco la sección local del diario Página 12. La jueza ordenó también el decomiso de 50.000 pesos que fueron secuestrados a Mamani Aguilar y que serán depositados al “Fideicomiso de Administración de Fondos de Asistencia a las Víctimas de Trata”.

La fiscal federal subrogante Paula Gallo relató que las actuaciones se iniciaron el 27 de febrero pasado con un control realizado por Gendarmería en un puesto del departamento de Rosario de la Frontera. Allí Mamani Aguilar expresó que carecía de DNI y que se dirigía a Buenos Aires. A ella se le sumaron una sobrina de la mujer de 17 años y otras dos adolescentes que viajaban en el mismo colectivo, aunque ninguna de ellas tenía la autorización de sus padres y madres, ni tampoco las tarjetas migratorias.

“Gendarmería informó de la situación a la fiscalía, que llevó adelante una investigación que permitió avanzar con la imputación penal a Mamani Aguilar. En la misma se pudo establecer que Mamani Aguilar hacía constantes viajes entre CABA y Orán; que las adolescentes que fueron rescatadas el pasado 27 de febrero estaban en un extremo estado de vulnerabilidad desarrollando tareas manuales de extracción de minerales en un yacimiento de Potosí; y declararon que fueron captadas por la madre de Mamani Aguilar, quien les ofreció llevarlas a trabajar a Buenos Aires en un taller textil donde su jornada laboral sería de 7 a 22, de lunes a sábado y con una ganancia de 75 mil pesos por semana.

“De acuerdo con lo expuesto por la fiscalía, de la captación también participó el marido de la madre de la acusada, ya que se encargó de trasladar a las jóvenes en un vehículo hasta la localidad de Tarija, en Bolivia. Allí Mamani Aguilar se reunió con su madre, recibió a las tres adolescentes y pasó la frontera hacia Argentina, cruzando el río Bermejo en chalanas” recordó el medio citado que precisó lo siguiente: el ingreso se hizo de manera ilegal por eso no contaban con la tarjeta migratoria que no se podía tramitar sin la autorización de las madres y padres de cada una de las menores de edad, a quienes obligaron a sostener que Mamani Aguilar era su tía y que iban juntas a Buenos Aires a visitar a sus parientes.

Archivos

Otras noticias