Dólar | El Banco Central vendió 413 millones de dólares en el mercado para frenar la escalada

La de ayer fue la intervención más fuerte del BCRA en el mercado cambiario desde la previa a las PASO, en agosto de 2017. Entonces peleaba con el fantasma del ascenso de Cristina. Hoy pelea con el espectro de su propia política.

Sin pax cambiaria, el Banco Central tuvo que volver a intervenir ayer para frenar una nueva escapada del dólar, que por la mañana ya había llegado a tocar los 20,66 pesos para la venta al público. La demanda continuó elevada pese a la presencia del organismo buscando imponer un techo y a la decisión de mantener la tasa de interés alta para frenar la inflación y desalentar también la compra de divisas. Esta vez volcó 413 millones de dólares, con lo que se convirtió en la mayor venta de la seguidilla de intervenciones que inicio el lunes de la semana pasada, cuando dio fin a siete meses sin participación oficial en la plaza cambiaria. Durante la jornada de ayer, la entidad que conduce Federico Sturzenegger hizo ofertas agresivas para intentar disciplinar al mercado, poniendo a disposición del mercado hasta más de mil millones, según señalaron algunos cambistas, pero fue absorbido menos de la mitad. En los últimos 15 días ya lleva vendidos 935,15 millones de dólares y apenas alcanzó para mantenerlo en niveles de 20,55 pesos, precio con el que cerró la semana y apenas seis centavos por debajo del jueves. Las reservas cayeron en 265 millones de dólares hasta los 61.686 millones.

El último comunicado de política monetaria que difundió el Central, en el cual se reconoce un recalentamiento de los precios internos producto de los tarifazos y la devaluación de la moneda, dejó nuevamente en evidencia los cortocircuitos dentro del equipo económico de Cambiemos. Durante la jornada de ayer volvieron los rumores de un posible alejamiento de Sturzenegger y una mayor injerencia del jefe de Gabinete, Marcos Peña, en la política económica y monetaria. En medio de esos rumores y cuando las consultoras privadas no dudan en asegurar que la meta de 15 por ciento de inflación para este año es de casi imposible concreción, al menos sin hacer un ajuste aún más bestial con la economía, la demanda de dólares se reactivó como vehículo de refugio.

La última corrida había sido entre julio y agosto últimos, previo a las PASO, cuando el Central llegó a vender 584 millones de dólares (el 10 de agosto) para frenar la escapada. En ese momento, el Gobierno aseguraba que se debía a tensiones y miedos del mercado ante la posibilidad de que obtuviera una buena elección el espacio del kirchnerismo. En esta nueva pulseada, a siete meses de ese momento, el Central se mostraba confiado en que, una vez que se conociera la decisión de mantener la tasa de interés rectora sin cambios en 27,25 por ciento anual, la demanda se desaceleraría. Sin embargo, la demanda se mantiene elevada y constante y la oferta –proveniente de agroexportadores– deprimida a la espera de que la divisa avance contra el peso. A esto se suman las previsiones de una menor cosecha este año por culpa de la sequía, lo que redundará en una menor liquidación de divisas.

Fuente: Página 12