Gobernadores preocupados | La Casa Rosada propondrá a las provincias compartir el subsidio al gas

El ex ministro de energía de la Nación, Juan José Aranguren.

El pedido se concretará hoy en el Consejo Federal de Energía. Varias provincias aseguran que compartir el costo es imposible y piensan en bajas de impuestos, frenar tarifas y hasta denunciar a la nación por discriminación.

La reunión del Consejo estaba prevista para mayo pero la presión por el tema tarifario aceleró los tiempos y finalmente hoy a las 14,30 horas ministros y secretarios de energía de 20 provincias se reunirán en el Palacio de Hacienda para escuchar la propuesta del gobierno nacional de compartir el costo de la tarifa social y escuchar el programa de consumo de energía responsable que diseña el cuestionado ministro de Energía de la nación, Juan José Aranguren.

Con respecto al primer punto, el gobierno presionará a las provincias para retrotraer las tarifas sociales (hoy alcanza a 2 millones de usuarios) a noviembre del año 2017 pero siempre y cuando las provincias absorban el 50% del costo. Este último no es necesariamente alto para el conjunto de las provincias pero son varios quienes asegurar que la carga simbólica de subordinación al poder central ya es demasiado.

Por ahora los únicos distritos que adelantaron su posición sin complejos fueron Mendoza y Santa Fe. La primera es gobernada por el radical Cornejo quien responde a la Casa Rosada y adelantó su apoyo a la medida, mientras Santa Fe pedirá que todo quede como está. La secretaría de energía de esa provincia, Verónica Geese, declaró a medios de su provincia que aunque la quita de subsidios estaba en agenda, el gobierno nacional aseguraba que por  estos días viviríamos una fuerte reactivación económica que no es tal: “Si cambiaron las circunstancias previstas deben cambiar también las políticas públicas” enfatizó la mujer.

Hay también varias provincias que aseguran que es imposible que ellas se hagan cargo de la mitad del costo de la tarifa social porque el incremento tarifario ha superado el 1000%. Entre estas se estudian alternativas que van desde insistir para que el tema se discuta en el congreso hasta aquellas que no descartan enjuiciar a la nación por discriminación.