viernes 23 de febrero de 2024
18.7 C
Salta

Pueblos originarios | Sobre los salteños que no arribaron en barcos, pero sí los padecieron

La frase de Alberto Fernández sobre el “origen” de los argentinos afecta a nuestra provincia. Es la de más comunidades en el país: 180 grupos étnicos. (Daniel Avalos)

Se acallan los sonoros ecos de la mal citada frase del presidente de los argentinos sobre el origen de los argentinos. Quien escribe está seguro que el traspié verbal carece por completo de racismo, pero el traspié existió y generó múltiples rechazos por razones obvias: al asociar la argentinidad con los inmigrantes que arribaron de Europa en general y de España en particular, invisibiliza a los pueblos originarios que lejos de haber llegado en barcos, padecieron durante siglos el arribo de los mismos.

No repasaremos aquí la historia de la conquista y la colonización. Alcanza con decir que el poder de las armas y de las pestes que trajeron los españoles se combinaron con la codicia para parir una brutalidad racional. No se trata de un oxímoron. Se trata de decir las cosas como son: la codicia se valió de la racionalidad para apropiarse de los recursos ajenos provocando un sufrimiento insondable entre los pueblos originarios y desestructurando por completo al “otro” al que se animalizó para someterlo sin culpas. A ello le siguieron siglos de un peregrinaje triste y conmovedor. Uno en el que lucharon para no desaparecer, aunque en el camino fueron desgranándose.

Municipalidad de Salta

Usemos entonces el yerro presidencial para visibilizar a esos pueblos y sus dramas. Según el último listado oficial publicado por el Ministerio de Justicia de la Nación hoy persisten en nuestro país 38 pueblos indígenas con 36 lenguas originarias. La gran mayoría habita en el NOA y el NEA. Salta se destaca en ese punto. Según el Censo 2010 acá vive la mayoría: 79.204 personas que representan el 6,5% de la población provincial. Para dimensionar mejor el número digamos que la suma de población originaria de las provincias de Chaco, Formosa y Misiones es de 74.820 habitantes según el mismo censo. Hay más. Según el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) Argentina tiene identificadas 1.653 comunidades y 1.456 cuentan con su personería jurídica registradas en el Registro Nacional de Comunidades Indígenas o en los Registros Provinciales; 440 de ellas (30%) pertenecen a Salta según el padrón confeccionado hace un par de años para la elección de autoridades del Instituto Provincial de Pueblos Indígenas.

El yerro presidencial fue tal que hasta medios sin un minuto de indigenismo corrieron a dar mordiscones a un mandatario al que aborrecen por otras cosas. Clarín, por ejemplo, elaboró con los datos que aquí mencionamos una infografía en la que se vuelve a destacar a Salta por ser la provincia que más comunidades reconocidas posee: 180 que resultan de la suma de 8 Atacama; 23 Ava Guarani; 5 Chané; 1 Chané Guarani; 25 Chorote; 1 Chorote-Wichí; 2 Chulupi; 2 Diaguita; 35 Diaguita Calchaquí; 1; Diaguita-Calchaquí-Wichi-Lule; 76 Guarani; 1 Guaraní Chané.

La mayoría de ellos habitan los departamentos de San Martín y Rivadavia. Para saber cómo, el censo 2010 vuelve a auxiliarnos: el analfabetismo entre ellos se estira al 10% contra el 3% de los criollos; el 72% de las viviendas son deficitarias; el 55% dependía del carbón y la leña para cocinar; el 10% tenía como baño un hoyo cavado en el suelo; el mismo porcentaje dependía del agua de lluvias, ríos o acequias para beber. Que vivan así tiene sentido. Si antes esos pueblos padecieron a los europeos que arribaron en barcos, hoy padecen a los barcos que llegan al país vacíos para cargar los granos que parten al mercado internacional.

Toda América Latina es botín de ese tipo de capital. Argentina y Salta también lo son en el marco de un modelo extractivo y exportador. Ese tipo de Capital ha redescubierto a provincias como Salta y corre a apropiarse de las tierras en la que los pueblos originarios habitan. No importa que esas tierras no posean las ventajas naturales de la pampa húmeda. Importa que esa pampa húmeda agoto sus posibilidades físicas de expandir su frontera agropecuaria y que el avance de la tecnología vinculada a la siembra es capaz de arrancar rentabilidades a territorios que hace décadas no habrían sido apetecibles por los agentes económicos vinculados a la exportación.

Clarín lucha denodadamente en consolidar esas condiciones que oprimen a los pueblos originarios. Sabe que en la derrota de esos pueblos se inscribe la victoria de los terratenientes con los que coinciden en lo siguiente: considerar al “indio” como un ser idiotizado por la vida rural e incapaz de aprovechar la riqueza del suelo que reclaman para el “progreso” que encarnan los blancos.

Otras noticias