jueves 29 de febrero de 2024
19.3 C
Salta

Rebelión en el rebaño | En Orán ciudadanos piden apoyo para quienes denunciaron al ex obispo Zanchetta

Sigue el juicio contra el ex obispo de Orán juzgado por abuso sexual simple. Un grupo de ciudadanos colgaron carteles en apoyo a quienes se animaron a denunciarlo. En la jornada de ayer los testimonios fueron lapidarios.

Se lleva a cabo la tercera jornada del juicio contra Zanchetta y un grupo de vecinos usaron carteles y pancartas pidiendo que el religioso pague por los abusos sexuales que cometió y por sobre todo apoyo para los seminaristas y curas que se animaron a realizar las denuncias contra el exobispo.

“Justicia para nuestros seminaristas, Zanchetta preso. “Basta de abuso, cero tolerancia. Los pecados serán perdonados, pero los crímenes castigados”, dicen algunos de los carteles que fueron pegados en las afueras del Tribuna de Orán. Quienes se juntaron para reclamar Justicia piden a los ciudadanos de Metán que los acompañen para de una vez por toda la verdad salga a luz.

Municipalidad de Salta

Ayer los testimonios fueron lapidarios contra el ex obispo. Un exseminarista relató que él era quien manejaba el vehículo cuando Zanchetta viajaba. Lo definió como un hombre autoritario que tenía un trato diferencial con algunos seminaristas y aseguro que fue testigo de abrazos a jóvenes que por lo general eran desde atrás y duraban más de la cuenta.

A su turno, el sacerdote Martín Alarcón, también hizo referencias a las preferencias de Zanchetta por algunos seminaristas a los que agasajaba con regalos. Las partes también escucharon a otro ex seminarista que habló de los masajes Zanchetta les pedía a ciertos jóvenes. Gabriel Alejandro Acevedo – sacerdote era formador y director espiritual de los seminaristas – también hizo referencia a los acercamientos físicos a las víctimas.

El testimonio más fuerte, no obstante, fue el del sacerdote Juan José Manzano. Éste explicó que un grupo de seminaristas vivía durante los primeros años del seminario en la casa parroquial de la Catedral de Orán, que era muy visitada por Zanchetta que incluso se quedaba a cenar. Allí había consumo de bebidas alcohólicas con los seminaristas. Dijo que a veces los domingos por la noche se extendían las sobremesas y luego pedía a algún seminarista que lo acompañe al obispado, y agregó que muchas veces iban varios seminaristas, que volvían más tarde y más embriagados.

Mencionó que en septiembre de 2014, luego de una visita a Rivadavia, el obispo le entregó su celular al canciller del obispado para que baje las fotos a la computadora y se haga una selección para enviar al AICA o subir a las redes, y allí encontraron fotos de contenido pornográfico en las que aparecía el obispo y algunos jóvenes. Ese fue una de las razones por la que se contactaron con el arzobispo, decidieron ir al nuncio metropolitano y se comunicaron con el Papa, y desde Roma lo convocaron a Zanchetta.

El juicio sigue en la jornada de hoy. Durante la mañana está prevista la declaración, entre otros, de la profesional que atendió a Zanchetta. Luego de un receso, la audiencia continuará en horas de la tarde, desde las 18.30.

Otras noticias