viernes 1 de marzo de 2024
20.3 C
Salta

Entre Nicolino Locche y fantasmas | La ex casa de un salteño que funciona como escuela de espías

Está en el barrio porteño de Recoleta. Allí vivió Victorino de la Plaza, vicepresidente de Roque Sáenz Peña. Varios recuerdan que el campeón del mundo Nicolino Locche enseñaba boxeo a los agentes y que el fantasma del salteño deambula por el lugar.

La casona aristocrática se ubica en el tradicional barrio porteño de Recoleta, más precisamente en Libertad 1235, entre Juncal y Arenales. Allí vivió el expresidente Victorino de La Plaza hasta su fallecimiento en 1919. Nueve años antes, el salteño nacido en Cachi en el año 1840 llegó a la vicepresidencia acompañando a Roque Sáenz Peña en el binomio del Partido Autonomista Nacional. Su historia anterior es singular: hizo la escuela primaria en una institución pública y de adolescente vendió diarios, jabones y empanadas hasta que fue becado por el gobierno de Justo José de Urquiza para cursar en el Colegio del Uruguay, Entre Ríos, dónde fue compañero de Julio Argentino Roca.

Ya en Buenos Aires y como estudiante de filosofía comenzó a trabajar en la Contaduría Nacional, pero abandonó todo y se sumó a los batallones que participaron de la Guerra de la Triple Alianza siendo galardonado por el gobierno de Uruguay por su desempeño en los combates de Estero Bellaco y Tuyutí. Tras el conflicto y de nuevo en Buenos Aires, estudió abogacía y fue apadrinado por Dalmacio Vélez Sarsfield. Participó de la redacción del Código Civil, fue abogado de bancos y diplomático apostado en Londres donde, en 1890, renegoció la deuda externa del país por encargo del presidente Pellegrini.

Municipalidad de Salta

Ya como vicepresidente debió reemplazar a Sáenz Peña que solicitó una licencia por enfermedad de la que nunca pudo volver. Como presidente en ejercicio reglamentó la ley de voto universal secreto y obligatorio y declaró la neutralidad argentina en la Primera Guerra Mundial. Es considerado el último presidente del período conservador y fue el encargado de entregar la banda presidencial a Hipólito Yrigoyen.

Sin hijos que lo hereden dejó dineros, libros y mapas a la UBA, a los hospitales de Salta y a la Biblioteca Pública de Cachi. Su casa, mientras tanto, es hoy sede de la usina de “espías” de la AFI, ex Side. La casa fue comprada por el Estado durante la presidencia de Arturo Frondizi, según le contó a TN.com.ar Oscar Torres Avalos, subsecretario de Medios entre 1986 y 1989, quien en esa época tenía a su cargo la Escuela de Inteligencia.

“La casa tiene 3.000 metros cuadrados, un amplio jardín detrás y sótanos donde llegó a funcionar un gimnasio para dar clases de boxeo a los agentes, a cargo de un profesor de lujo: el ex campeón del mundo de la categoría welter junior, Nicolino Locche” informó hace varios años la señal de noticias Todo Noticias. En ese edificio el sistema secreto recluta, adoctrina y especializa futuros a través de cursos, seminarios y posgrados como paso previo a formar parte del plantel formal de espías.

La página más negra de la Escuela Nacional de Inteligencia se escribió el 26 de febrero de 1998. El agente Alberto D’Attoli, cansado de que la jubilada Sofía Fijman entrara a la casa a darle de comer a unos gatos que pululaban por el jardín, le cerró la reja que pesa 600 kilos en la cabeza y la mató por aplastamiento del tórax y del cráneo. La justicia terminó condenándolo a 10 años de prisión por «homicidio simple».

“En la escuela de los espías, no sólo hay secretos terrenales. Entre los empleados corre un rumor desde hace tiempo. Dicen que a la noche suben y bajan solos los ascensores de la casa o se mueven lápices y biromes. Algunos lo toman con gracia y otros no tanto. Aseguran que es el fantasma de Victorino De La Plaza, que todavía deambula en la que fue su casa” reseñó el canal de televisión mencionado en un informé del año 2015.

Otras noticias