jueves 30 de mayo de 2024
2.3 C
Salta

De Salta al mundo | Industrializan el jugo de quinoa que hacía una salteña para que sus hijas llevaran a la escuela

Todo comenzó hace 8 años cuando María Virginia Cinalli introducía en las mochilas de sus hijas una botella de medio litro de jugo casero mezclado con naranja. Terminó creando una empresa que junto al INTI elabora el producto.

Estudiantes y docentes empezaron a probar la curiosa bebida y el boca en boca aseguró su éxito. “Al año siguiente realicé una exitosa degustación en el colegio de mis hijas ante 300 alumnos y se enteró un gerente de ventas de una empresa multinacional. Me contactó por teléfono. A la semana se tomó un avión para probarlo personalmente y me dijo que era espectacular el producto pero que tenía que buscar la forma de hacerlo de manera industrial. Así llegué al INTI”, explicó Cinalli al diario Tiempo Argentino. Así nació Alma de Quinoa S.A.S.

“María presentó toda la documentación para obtener la aprobación del Registro Nacional de Productos Alimenticios (RNPA), un paso legal que requiere para comercializar su producto en el mercado. Además, avanza en negociaciones con inversores para ampliar la fabricación de la bebida” destaca el medio citado que precisó que el contexto también ayuda: la demanda de quinoa para su consumo es mundial y ello obedece a que es uno de los únicos alimentos del reino vegetal que provee todos los aminoácidos esenciales. “En el caso de la bebida de Alma de Quinoa se suman las vitaminas y fibras que aportan los jugos naturales de naranja, pomelo, mango y frutillas”, resaltan.

“Trabajamos con la fórmula original, no sólo para reducir las notas a cereal y amargas de la quinoa sino también para potenciar las dulces y frescas de la fruta. Además, incorporamos un plus de proteínas a partir de arveja. Logramos como resultado una alternativa de consumo refrescante con una etiqueta limpia, sin conservantes ni agregado de azúcar y apta para personas que son intolerantes a la proteína láctea”, detalló Mariana Sánchez, coordinadora de proyectos de desarrollo vinculados a alimentos en el INTI, de donde afirmaron que el trabajo con la firma salteña se enmarca en “las acciones que viene impulsando el INTI para el desarrollo de productos con agregado de valor regional, la diversificación de la dieta y el consumo en particular de alimentos de origen vegetal”.

Daniel Bertero, docente de la cátedra de Producción Vegetal de la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA), destacó al sitio Sabe La Tierra que “hasta la década de 1980, la quinoa no era conocida fuera de Bolivia, Perú y Ecuador, su zona núcleo. Se sabían sus propiedades nutricionales, pero no era muy consumida incluso dentro de esa zona. El posicionamiento internacional de la quinoa ocurre cuando Estados Unidos comienza a importarla y a promocionar su consumo”.

Perú es el primer exportador de quinoa: aporta alrededor del 45% de las exportaciones mundiales. Le sigue Bolivia, con el 30%. De acuerdo a datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la producción mundial de quinoa pasó de 79.636 toneladas en 2010 a 161.415 en 2015. Lo que cambió en las últimas décadas es que la quinoa comenzó a producirse comercialmente en otros lugares del mundo, fuera del núcleo andino: Estados Unidos, Canadá, Australia, Francia, Inglaterra y España. Y en el último tiempo surgió con fuerza el norte de África, Arabia Saudita y los dos mayores gigantes poblacionales, India y China.

Archivos

Otras noticias