lunes 26 de febrero de 2024
19.2 C
Salta

Si los hermanos se pelean, los devoran los de afuera | Caciques del norte cuestionan la marcha originaria que se dirige a Salta

Los miembros que se movilizan ya suman 400 según algunos y ahora emergieron caciques que cuestionaron a referentes que coordinan la manifestación hacia la capital salteña. Los acusan de tener intereses “politicos”.

Modesto Rojas es uno de ellos. El cacique de la Comunidad Wichi Kilómetro 5 sostuvo que hay dirigentes que están mintiendo a la gente que marcha; mientras que Ismael Chávez, secretario del «Consejo de Organizaciones wichí de la zona de Bermejo», expresó que los petitorios de los que se movilizan carecen de fundamento.

El primero de los mencionados señaló que «en la marcha hay dos dirigentes que están utilizando la gente. Hay dos que quieren utilizar, está el hermano Filiberto, por la elección del Ippis (Instituto Provincial de Pueblos Indígenas de Salta). Está ofreciendo chapas, colchones, viviendas». También señaló a Abel Mendoza de quien dijo que quiere ser un “político que está conducido por políticos grandes. No estoy en contra de ellos, de su lucha. Pero que no mientan y no los hagan sufrir, caminando por la ruta”, declaró en videos que fueron viralizados con la intención de visibilizar la desunión que inexorablemente debilita el reclamo y favorece al gobierno.

Municipalidad de Salta

Ismael Chávez, por su parte, dijo que le parece “muy lamentable la posición de estos dirigentes caprichosos, que no se resignan a haber perdido una elección. Los que están incentivando ahí, son la gente del “Oso”. Si hablamos de Santa Victoria, fue el municipio más atendido por provincia y nación. Se hacen pozos de agua, se está haciendo asistencia en salud”, manifestó.

Por último, indicó que «no estoy de acuerdo con la marcha. Los petitorios que ellos han hecho, no tienen fundamento de documentación. Existen programas, ellos están para hacer las gestiones y para acompañar. El tema de los programas sociales, hay infinidades: por ejemplo, los programas productivos para trabajar. Más que nada, quieren seguir siendo asistidos, con un poco de chapa y bolsones. La mentalidad tendría que cambiar y apuntar a la producción. Vimos semejantes territorios, pero no quieren trabajar. Están pidiendo títulos comunitarios y para eso tendría la nación que promulgar una ley, por eso la marcha no tiene sentido».

Otras noticias