viernes 17 de mayo de 2024
8.1 C
Salta

Salta también lo tiene | El mundo pide litio a la Argentina, pero también cobre

Varios informes indican que gran parte del mundo comienza a mirar al país como un potencial proveedor. Un auto moderno tiene unos 30 kilos del metal y una vivienda estándar casi 190 kilos. Taca Taca es el proyecto más avanzado en Salta.

Todos hablan de la demanda de litio y de cómo ello atrae inversiones hacia Catamarca, Salta y Jujuy, las provincias que conforman el “triángulo del litio”, un mineral clave para la llamada “transición energética”. No obstante, resaltan varios medios, el mundo comienza a reclamarle a la Argentina otro mineral: el cobre.

En un informe publicado el fin de semana por el sitio Infobae aseguran que, desde la Secretaría de Minería de la Nación admiten que distintos organismos y funcionarios internacionales destacan que producir y exportar cobre sería un importante aporte de la Argentina a la “transición energética” global.

“Según las estadísticas de producción mundial de 2021, mientras Chile, el principal productor mundial produjo 27% del total y Perú, el segundo, otro 10%, la Argentina, pese a compartir con esos dos países la cordillera de los Andes y su geología, produjo … cero” destaco el medio citado. No obstante, agrega el informa, Chile, Perú y Argentina representan el 40% de las reservas mundiales y nuestro país cuenta con el 7% del total mundial: unas 61,4 millones de toneladas “con muchos proyectos en exploración y con recursos no identificados hasta el momento”.

“El cobre está presente en casi todos los aspectos de la vida moderna. Se calcula que un auto moderno tiene unos 30 kilos del mineral y que una vivienda estándar de un país desarrollado insume cerca de 185 kilos. Sucede que es el mejor conductor de electricidad, lo que le concede un rol imprescindible en la reducción del uso de combustibles fósiles” se destaca.

La Argentina dejó de exportar cobre en 2018 con el cierre de Bajo de la Alumbrera, que llegó a exportar USD 1.400 millones anuales. En el gobierno se frotan las manos con los proyectos en cartera que podrían llegar a la producción de más de 1,2 millones de toneladas anuales, pero requieren unos USD 22.200 millones de inversión.

El proyecto más avanzado es Josemaría, de la sueca Lundin Mining, en el noroeste de San Juan, a solo 9 kilómetros de la frontera con Chile. Ya tiene su campamento; la construcción en sí se iniciaría a principios de 2023 y llevaría unos 3 años hasta entrar en operación, hacia fines de 2026 o principios de 2027, El cálculo es que la operación permitiría producir y exportar unas 131.000 toneladas de cobre que a un precio promedio estimado de 9.000 dólares la tonelada aportaría casi USD 1.200 millones anuales.

Los otros 3 proyectos más avanzados son El Pachón, también en San Juan, actualmente en la etapa de factibilidad; Mara, en etapa de prefactibilidad, en Catamarca; y Taca Taca, en la etapa preliminar de estudio de factibilidad económica, en Salta. Y cerquita, aunque todavía en estado preliminar de factiblidad económica, está Los Azules, de McEwen Mining, una minera canadiense que ya tiene operaciones en Santa Cruz.

“Claro que poner en funcionamiento estas 4 operaciones requiere, según los últimos datos oficiales disponibles, más de US $16.000 millones de inversiones para emplear, en conjunto, unas 14.300 personas en la etapa de construcción, que se reducirían a 5.800 personas en la etapa de operación, cuando los beneficios se concentrarían en la exportación y las divisas y los empleos e ingresos indirectos derivados de semejante movimiento económico” concluye el informe publicado por Infobae.

Archivos

Otras noticias