miércoles 21 de febrero de 2024
20.9 C
Salta

Por explotación laboral | Allanan finca del ex intendente que explicaba que “hasta para robar hay que ser inteligente”

Julio Jalit fue un poderoso jefe comunal durante la era “U”: por su influencia sobre otros intendentes y por su fortuna personal. En el 2019 dijo en un acto público el secreto para robar y comenzó a caer en desgracia. Ahora le allanaron fincas.

En el año 2003 era un simple empleado de estaciones de servicio. Ese año accedió a la intendencia y su economía experimentó un meteórico ascenso económico: en el 2006 adquirió tres fincas que incluían 861 hectáreas; la siguiente adquisición importante se produjo en junio de 2009 cuando compró dos campos situados sobre el camino a Padre Lozano que según los registros inmobiliarios incluían 912 hectáreas; ese mismo año, Jalit compró otra propiedad de 221 hectáreas en Pozo del Cuico, en Orán; entre abril y mayo de 2010, el intendente adquirió a su nombre otros tres campos, con una superficie de 874 hectáreas, junto a la ruta 53.

Las denuncias no aminoraban su éxito político. Fue reelegido en el 2007, en el 2011 y en el 2015 también. En su último mandato (2015-2019) varios concejales de Pichanal pidieron a la justicia que se investigue si hubo «malversación de fondos públicos», «enriquecimiento ilícito», «administración fraudulenta», «incumplimientos de deberes» y «abuso de poder». Ninguna instancia judicial o política del Estado encontró irregularidades o pistas en torno a estos ilícitos, aun cuando la Auditoria General de la provincia publicó informes que – aunque tardíos – daban cuenta de irregularidades en el manejo de los fondos públicos. Su estrella política se iba apagando y cuando abrió la boca todo se aceleró: “Hasta para robar hay ser inteligente y yo me considero un tipo inteligente”, dijo en el inicio de las sesiones ordinarias del Concejo Deliberante del año 2019.

Nada más se supo de Jalit hasta hoy. Tras repetidas denuncias, una de las fincas de Julio Jalit fue allanada por la AFIP, el Ministerio de Trabajo y la Policía de Seguridad Aeroportuaria. Se trató de la Finca Don Félix y ocurrió luego de que varios trabajadores realizaran publicaciones en las redes sociales denunciando las pésimas condiciones laborales en las que se encuentran. «Éramos más de 70 trabajadores en negro, explotados con 600 pesos al día y a veces trabajábamos más, pero igual nos pagaban lo que querían. Las condiciones eran indignas». Ante esto, las autoridades reaccionaron y complicaron aún más la situación del ya imputado en varias causas, Julio Jalit, que hasta ahora no ha sintetizado su conducta con alguna frase que pueda viralizarse.

Otras noticias