martes 28 de mayo de 2024
3.1 C
Salta

Macri necesita 40 diputados peronistas para hacer cumplir el ajuste que exige el F.M.I.

Las miradas se posarán en los diputados que responden a Sergio Massa y al PJ de gobernadores como Urtubey. La Casa Rosada recurrirá a ellos para lograr un ajuste millonario que afectará a provincias y municipios de todos los colores.

De lo que nadie duda es que el ajuste no pasará sólo por las provincias peronistas porque alcanzará a jurisdicciones gobernadas por el macrismo y sus aliados radicales, más municipios de Cambiemos como es la ciudad de Salta. El problema del peronismo no “K” es otro: son los diputados del massismo y del peronismo federal quienes serán objeto del pedido macrista de apoyar los recortes con lo cual sus referentes “presidenciables” – Sergio Massa o Juan Manuel Urtubey – deberán debatirse entre mostrarse como oposición en serio o quedar diluidos en una copia de macrismo como ocurre ahora principalmente con el salteño.

Anoche se refirió a ello el periodista Carlos Pagni en su programa “Odisea Argentina”. Allí planteó que el presidente anunciará el jueves un recorte en el salario de algunos funcionarios públicos que ganan más que el Presidente aunque aclaró que el verdadero recorte está relacionado con la expectativa del Gobierno de producir un ahorro de 130 mil millones de pesos, lo cual es imposible sin el peronismo porque requiere un trabajo conjunto con las provincias. De allí que el problema esté “en el Congreso porque la discusión fiscal para cumplir con el Fondo va a pasar por el presupuesto y eso comenzará en Diputados. Por más de que le pese, en este caso Macri deberá negociar con Sergio Massa (…) Es importante que el líder del Frente Renovador coopere con el oficialismo porque el Gobierno necesita 40 diputados peronistas para aprobar un presupuesto con recortes”, aseguró.

No obstante ello, los recortes ya empezaron. Un informe del diario Clarín publicado hoy muestra que ya hubo un golpe a la inversión pública durante el primer trimestre. “Incluso antes del acuerdo con el FMI y pese a una inflación anual del 25%, hubo un recorte de $6.200 millones contra el mismo período del año pasado, según números de Asap, una organización dedicada al estudio de las cuentas del Estado”, precisa ese medio que aclara incluso lo siguiente: “El saque mayor fue sobre las transferencias de capital a las provincias, que bajaron 30% o, mejor dicho, que bajaron 30% mientras los costos aumentaron al 25%. Sin ser ya inversión pública, las transferencias para gastos corrientes -salarios, por ejemplo- también sintieron el efecto de la podadora: subieron 11%, o 14 puntos porcentuales menos que el índice de precios”.

Archivos

Otras noticias