martes 27 de febrero de 2024
22.3 C
Salta

Informe del Observatorio Mumalá | Desde 1 de enero al 30 de junio de 2019 hubo 133 femicidios en Argentina

La cifra supone la muerte violenta de una mujer cada 33 horas. De las cifras se desprende que 105 niños, niñas y adolescentes se quedaron sin madre. Chubut es la provincia que tiene la tasa más alta.

El Observatorio MuMaLá. Mujeres, Disidencia, Derechos difundió ayer un nuevo informe sobre femicidios. El mismo fue elaborado a partir de un relevamiento de medios gráficos y digitales de todo el país que arrojó la dolorosa cifra de 133 femicidios en el primer semestre del 2019, lo que supone un asesinato cada 33 horas.

Del relevamiento se deduce que Chubut tuvo hasta ahora la tasa más alta de femicidios del país con 1,97% de los casos, luego sigue Chaco con el 1,65%, Catamarca con 1,45, Formosa con 1,3 y La Pampa con 1,2. El dato se obtuvo por víctimas cada 100 mil mujeres, mujeres trans y travestis.

Municipalidad de Salta

“Es de carácter urgente que se tomen medidas concretas y efectivas para la prevención, asistencia y erradicación de las violencias contra las mujeres e identidades disidentes”, expresa el comunicado de Mumalá que exige emergencia por violencia machista.

La organización denunció también que desde la sanción de la Ley 26.485 hasta la fecha no se ha destinado un presupuesto acorde para efectivizar las políticas públicas necesarias. De las cifras se deduce 122 femicidios son directos; ocho vinculado de mujeres y niñas, nueve de hombres y niños y tres trans/travesticidio. Hay además, 19 casos en proceso de investigación (esperando autopsia y peritajes.)

De los porcentajes y análisis se desprende que del vínculo con el femicidio el 42% eran parejas, el 26% ex parejas, el 16% en conocidos, 10% familiares, 5% desconocidos y en un 1% no se registra ningún dato. En cuanto a la modalidad del femicidio, el 28% usó arma de fuego, otro 28% usó una arma blanca; el 16% fue asesinada a golpes, el 14% asfixiada, el 8% quemada y sin datos un 6%.

El lugar físico del asesinato, en un 48% fue en la vivienda de la víctima, y en un 21% en la vivienda que compartía con el femicida. En la vía pública el 10%, en un descampado 8%, en la vivienda del agresor en un 5% y en propiedad privada en un 3%, en la vivienda de un familiar un 1% sin datos en un 4%.

La franja de edad más alta de femicidas es de 19 a 40 años en un 46%; de 41 a 60 en un 26%, de 0 a 12 años un 11%, de más de 60 años un 8%; de 16 a 18 en un 4%, de 13 a 15 años en 1%, y sin datos en un 4%.

De las cifras se desprende que son 105 niños, niñas y adolescentes se quedaron sin madre. El 16% de las mujeres víctimas ya había denunciado a su agresor. De los agresores, del total, el 8% pertenecía a alguna fuerza de seguridad y el 22% se suicidó.

Otras noticias