martes 28 de mayo de 2024
0.3 C
Salta

Gebhard sobre el gabinete salteño | “En vez de funcionar como piezas de ajedrez, funciona como metegol de líneas rectas”

El reclamo policial en Buenos Aires inspira a cierto sector de la fuerza en Salta. El director de la Consultora WE habló sobre la valoración social de ese tipo de reclamos y la gimnasia que deben tener los gobiernos para desactivarlas.

La protesta de la policía bonaerense que alarmó al país hace una semana tuvo sus efectos en distintas provincias del país. Salta es una de ellas. Desde hace unos días que algunos sectores viralizan una serie de demandas. No se sabe el grado de representatividad de quienes hacen de voceros, pero la situación mereció la atención de distintas figuras de la política. De ello habló Cuarto Oscuro (FM La Cuerda 104.5) con el consultor político Benjamín Gebhard.

“Hay una diferencia entre reclamo salarial y el paro que hubo en provincia de Buenos Aires que incluyó una movilización a la Quinta de Olivos y a la casa del gobernador. Me parece que cuando hay un paro de esas características se genera mucho miedo en dos sentidos. Primero porque hay un porcentaje de la población que no le gusta y que lo considera un desafío a la autoridad, con lo cual hay una rápida asociación a lo destituyente. Lo segundo porque hoy el peligro no son las Fuerzas Armadas, sino las fuerzas policiales: en América Latina el principal agente desestabilizador son esas fuerzas. Quiero decir: hay un argumento sólido para el temor, no es una paranoia”, enfatizó.

No obstante, Gebhard advirtió de la particularidad que ese tipo de movimientos generan en la sociedad. “Con los policías muchas veces pasa como con los docentes: hay un gran porcentaje de la población que es policía o tiene un amigo o familiar policía. El resultado es que sus demandas muchas veces son conocidas. Hoy la gente sabe que un policía tiene que comprarse hasta su propio barbijo, con lo cual hay un entendimiento de las demandas y por lo tanto cierto grado de empatía”, concluyó.

En ese marco, no dudó en resaltar la importancia de la gimnasia que deben poseer los gobiernos para encarar ese tipo de problemas. “Uno pudo ver que inmediatamente surgido el problema en Buenos Aires; Córdoba y Santa Fe dieron aumentos. Sin mediar mucha negociación y sin hacerlo público, se sentaron con la fuerza policial. Porque cuando un sector policial ve que en otro lado un estilo de demanda y movilización dio resultado, rápidamente quieren hacer lo mismo. Ahí también está la gimnasia de un gobierno: entender, negociar y desactivar. Acá en Salta, tal vez es lo que le está faltando a un gobierno cuyo gabinete en vez de funcionar como piezas de ajedrez, funciona como un metegol de líneas rectas”, finalizó.

Archivos

Otras noticias