domingo 19 de mayo de 2024
7.5 C
Salta

Decálogo empantanado | Medios nacionales aseguran que Urtubey empieza a despedirse de Macri

El llamado de la Casa Rosada a la oposición para firmar un acuerdo de 10 puntos no fue correspondido. El Gobierno sólo consiguió que participaran gobernadores afines que – como Urtubey – empiezan a tomar distancia.

“Si se considera que Macri le mandó su carta a los candidatos a presidente, a los 24 gobernadores, a empresarios, la CGT, la Iglesia católica y otros cultos, la cosecha de la primera semana es un tanto pobre” destaca el artículo de Werner Pertot en la edición de Página 12 del día de hoy. Luego hace el siguiente repaso: “fueron tres gobernadores que habitualmente figuran como aliados del oficialismo, Omar Gutiérrez (Neuquén), Alberto Weretilneck (Río Negro) y Juan Manuel Urtubey (Salta), este último con reservas. De hecho, ayer dijo: ´A este Gobierno le está yendo mal, pero no podrá atenuar su responsabilidad en que nosotros no lo dejamos gobernar. Nosotros lo dejamos gobernar´. Casi un saludo de despedida”, destacó el periodista.

A este grupo se sumaron otros gobernadores más distantes del Gobierno, que fueron pero plantearon otra agenda: se trata de Domingo Peppo (Chaco) y Gustavo Bordet (Entre Ríos). Hablaron de una agenda que incluye tarifas y despidos, dos temas por los que Macri vetó leyes aprobadas por las mayorías opositoras del Congreso. Otros gobernadores adelantaron su negativa, como Juan Manzur (Tucumán) o Gildo Insfrán (Formosa), que recordó que no los llamaron para consultarlos antes de acordar con el FMI. De todos los precandidatos a presidente a los que invitó Macri, la primera semana dejó una única foto: con Scioli. El ex rival en 2015 fue con su clásico discurso a favor del diálogo, pero también con una carta con críticas.

En la Casa Rosada buscan, no obstante, hacer una lectura positiva de la convocatoria: sostienen que los empresarios mostraron un apoyo total (pese a que todavía hay algunos, como Claudio Belocopitt, de Swiss Medical, que siguen agitando el Plan V, de María Eugenia Vidal presidenta) y también de cultos religiosos (aunque los mensajes del Vaticano vienen siendo ambiguos). Tomaron las cartas de Massa y Lavagna como “apoyos con pedido de ampliar ejes”, pese a que estaban cargadas de críticas a la política económica oficial. Lavagna directamente les pidió que renegocien con el FMI. También los apoya el senador Miguel Angel Pichetto, recuerdan.

El problema son los que no contestan. Entre ellos está la CGT. Y el otro gran problema para el Gobierno es el silencio al respecto de CFK. Es que sin una reacción de CFK (una negativa, incluso), la jugada no cierra. La ex presidenta no dejó ninguna respuesta en su discurso en la Feria del Libro y su estrategia parece encaminarse a dejar que la convocatoria naufrague por su propio peso. Después de todo, ni Lavagna ni Massa definieron hasta ahora si se sacarán la foto con Macri.

Archivos

Otras noticias