lunes 20 de mayo de 2024
14.2 C
Salta

Carlos Pagni | La crisis financiera nacional resulta interminable

El columnista de La Nación advirtió el descreimiento de los mercados para con un gobierno que, paradójicamente, quiere gobernar para ellos. “El acuerdo con el F.M.I. no fue el escudo que se había prometido”, enfatizó el calvo periodista.

En su columna publicada hoy en ese diario nacional, Pagni se mostró preocupado no sólo por el hasta ahora irresoluble problema que están representando los mercados, sino también por la poca capacidad de parte del gabinete a identificar los problemas centrales con los que debe lidiar la gestión Cambiemos.

Representativo del primero punto es el siguiente pasaje de la columna: “Ayer hubo un derrumbe del 9% en las acciones bursátiles e importantes inversores internacionales desmontaron sus posiciones en papeles argentinos. Los mercados interpretan que las vulnerabilidades argentinas demandan definiciones oficiales más contundentes. El oficialismo, en cambio, supone que la tormenta ha sido superada. Solo haría falta reparar el daño que produjo”.

A pesar de ello, aseguró el analista, el gabinete anda desorientado y relató las características de la reunión de gabinete celebrada anteayer: “Mauricio Macri y su equipo se enfocaron en un dilema político. ¿Cómo pactar con el PJ para cumplir con los compromisos con el Fondo sin perder identidad? Esta pregunta fue el motivo central de discusión. El clima del encuentro pareció ajeno a las dificultades que presentan los mercados. Comenzó con una despreocupada autocelebración de Guillermo Dietrich, quien sacó de su canasta de minucias un ramo de brotes verdes para alegrar al Presidente: desde mínimos avances en infraestructura hasta la decisión de una low cost de volar durante el paro general. Consciente de que su optimismo puede resultar empalagoso, Dietrich suplicó: ´Cualquier cosa vos, Marcos, parame, ¿eh?´. Un ministro hiperrealista bromeó con un colega: ´Guillo es envidiable. Está dichoso de comprar el buzón que vende´», escribió Pagni entre desencantado y resignado.

Archivos

Otras noticias