Justificaron la postulación por la tarea que vienen desarrollado en el ámbito de la ciencia aplicada a conocer la verdad y colaborar con la Justicia.

A principios de mes cerró el plazo para la postulación de candidatos a nivel mundial. Por Argentina el Equipo de Antropología Forense (EAAF) será uno de los representantes.

Ya en 2018 desde el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) y la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) les habían entregado el Premio Latinoamericano Juan Gelman.

Precisamente Karina Batthyány, secretaria ejecutiva del CLACSO, y Alejandro Villar, rector de la UNQ postularon al EAAF para el Nobel de la Paz.

El EAAF es una organización científica, no gubernamental, activa desde 1984. Colaboró con las familias de las víctimas del terrorismo de Estado. Brindaron pruebas a la Justicia en la recuperación, identificación y restitución de personas desaparecidas entre 1974 y 1983.

Además el EAAF desde hace más de una década se dedica a la identificación de los soldados caídos en la guerra de Islas Malvinas, que fueron enterrados como NN en el cementerio de Darwin.

El Equipo siempre se financió con organismos privados de Estados Unidos y Europa y algunos Estados europeos. Desde 2005 la organización tiene vigente un convenio de cooperación y asistencia financiera con el Estado argentino.

El EAAF destaca por conformar un grupo pionero de especialistas que desarrollan técnicas científicas en el campo de la Antropología Social, la Arqueología, la Antropología Forense, la Informática y la Genética.