viernes 19 de abril de 2024
20.3 C
Salta

Por los márgenes | Primera Escuela Socorrista en el NOA: el norte feminista existe, resiste y se organiza

Feministas salteñas viajaron a Tucumán para formarse y colaborar con la organización de la Escuela Socorrista para consolidar la red de mujeres que acompañan abortos en todo el país. CUARTO habló con ellas. (Andrea M.)

Socorristas en Red es una articulación de colectivas que brinda información segura y confiable sobre las posibilidades de interrumpir un embarazo en Argentina, un país en el que no querer maternar es un delito. Esta red está integrada por más de treinta organizaciones de norte a sur de un territorio sin ley de aborto legal, seguro y gratuito. Feministas de todas las edades, profesiones y ocupaciones, atienden día a día el “teléfono rosa” que suena más que el de un call center, facilitando información, encuentros y acompañamiento a las personas con capacidad gestante que desean realizarse un aborto.

Replicando la experiencia de la Escuela Socorrista realizada en Neuquén en el mes de junio, la regional NOA, compuesta por Salta, Jujuy, Tucumán, Santiago del Estero y Catamarca, organizó un encuentro de formación tomando como sede “el jardín de la República”. Asistieron también activistas de La Rioja, provincia en la que empiezan a organizarse en la Red Socorrista.

El contexto nacional no podría ser más propicio: la media sanción conseguida en la Cámara de Diputados fue la materialización de años de trabajo y militancia, poniendo sobre cada mesa de almuerzo la discusión sobre la decisión de abortar. Además, propició el debate sobre la separación de la Iglesia y el Estado, creando un ambiente “desclandestinizador y visibilizador del aborto” como afirma Verónica B., activista feminista salteña y organizadora de la Escuela.

Las Socorristas de Salta viajaron esta vez como organizadoras pero también acompañadas de otras mujeres que decidieron transitar este camino de ayuda y acompañamiento ante una problemática que día a día se lleva la vida de personas con capacidad gestante, en situación de clandestinidad y criminalización.

Sobre el encuentro, la activista relató que “fueron dos días de trabajo donde se recorrió toda la información y los saberes que enmarcan la práctica socorrista. Nosotras proponemos un feminismo que demanda al Estado y que también teje redes y potencia esta idea de hacer colectivo entre mujeres y disidencias que ya viene siendo, que rompe con la idea capitalista y neoliberal de individualidades y mezquindades, encontrándose y construyendo saberes y legitimidades propias sobre los cuerpos”.

Junto a una compañera abogada de Santiago del Estero, Verónica abordó los principales conceptos sobre Interrupción Legal del Embarazo y el proyecto de ley que busca la legalización, con el objetivo de identificar obstáculos y estrategias posibles de acción, teniendo en cuenta el desafío que propone pensar los alcances y limitaciones de la normativa y de las realidades locales como la salteña, donde la práctica del protocolo legal es obstaculizada y los derechos, vulnerados.

Por su parte, Mercedes Martínez, docente, activista y parte de la organización, afirmó que otro de los objetivos de la Escuela fue “transmitir el conocimiento, el transitar feminista que creamos día a día lxs Socorristas. El NOA presenta una urgencia particular, ya que la difusión y el relevamiento que ha tomado nuestra organización, ha llevado a que muchxs recurran a su ayuda y eso desbordó las posibilidades de acción de quienes acompañamos, que tenemos vidas, vínculos y trabajos que también nos demandan tiempo (el año pasado, acompañamos casi cinco mil personas en el país). La Escuela fue pensada, también, para hacer crecer esta red y que las personas gestantes puedan abortar de manera segura y acompañada en el espacio físico y emocional donde se sientan más contenidxs”.

Entre las mujeres que asistieron a esta instancia, se encuentran Mercedes Arias de Salta y Valentina Sapag, que vive actualmente en Tucumán. Mercedes viajó con su hija Maitena de siete meses. Conoció Socorristas en Red cuando una amiga suya quería interrumpir un embarazo. Con otras amigas, Mer descubrió en internet el libro “Cómo hacerse un aborto con pastillas” y paseó de link en link hasta que llegó a una imagen que le parecía familiar: una zapatilla rosa que debajo rezaba “Para abortar, nos tenemos entre nosotras”.

La sorprendió lo grande y organizada que era la Red, por esa época en Salta recién se empezaba a formar el grupo. Con el tiempo observo que incluso otras amigas estaban organizándose en esta misma red, sorteando los riesgos que supone acompañar abortos en una provincia que legalmente los criminaliza. Con el tiempo, fue conociendo más del socorrismo y su admiración por estas feministas le creó la necesidad de aportar activamente, así que decidió asistir a la Escuela en Tucumán.

Mer había recorrido otros espacios de organización política y lo que más la atrajo de esta red fue la prolijidad de organización y el manejo responsable y transparente de los datos que recaban sobre los acompañamientos. Y es que lxs socorristas sistematizan datos a partir de protocolos que llenan con toda la información posible sobre las personas que acompañan, a fin de que cada encuentro sea absolutamente seguro y les permita identificar otros datos como índices de violencia machista sufridos y situación económica, entre otros.

“Fui con un poco de miedo pero estuve tan acompañada en la Escuela que me sentí muy bien. Haber ido con Maitena fue una experiencia muy linda, me ayudaron mucho con el cuidado y me fui con mucha información objetiva”, comentó. “Dos compañeras cuidaron a mi hija ahí para que yo pudiera asistir a los talleres, mi hija estaba feliz, bailaba, sentía esa energía y se dejó cuidar, como si fuesen otras madres para ella”, aseguró. “Lo que me dejó la Escuela es que el poder dar herramientas a las personas para que reconozcan/tengan autonomía sobre sus cuerpos, va a hacer que de a poco este mundo sea un poco más justo”, concluyó Mer.

Por su parte, Valentina Sapag Leopolos es obstetra, por lo que ya estaba al tanto de que existían lxs Socorritas desde que había empezado a estudiar. En medio de un escándalo por una intervención, las activistas fueron perseguidas y hostigadas en Tucumán hace dos años y fue en ese momento cuando Valentina decidió “ponerse la camiseta” del socorrismo y bancarlas. La obstetra decidió asistir a la Escuela porque su trabajo diario le mostró de cerca la realidad de quienes transitan los embarazos no deseados. “No solo recibí mucha información sobre el proceso de asistencia socorrista sino que me encontré con mujeres de todo el NOA y pude conocer las distintas realidades de las provincias, eso me movilizó mucho y superó todas mis expectativas. Viví con mucha emoción todo el encuentro, fue un fin de semana muy significativo para mí”, comentó.

Mer Martínez, con la firmeza pero también con la ternura que la caracterizan, es contundente: “Venimos acompañando abortos desde antes, lo hacemos ahora y lo haremos cuando sea legal. Queremos pensar la política en clave feminista, nuestro activismo y nuestro hacer político está en ebullición, porque el Estado abandona, Socorristas en Red, no”.

Archivos

Otras noticias