lunes 4 de marzo de 2024
18.1 C
Salta

Abuso sexual | Piden juicio para jugador de GyT de Salta

Se trata de Matías Ismael Macoritto, de 26 años, acusado del delito de abuso sexual con acceso carnal, en perjuicio de una menor.

Ya en enero de este año el fiscal penal Rodrigo González Miralpeix investigaba el caso. El jugador de uno de los más importantes equipos salteños de fúbtol había sido denunciado por violación a una chica de 16 años. Sin embargo Macoritto prestó declaración y negó la acusación en su contra.

La denuncia la había realizado la madre, quien señaló que su hija fue conducida por el acusado a un hotel alojamiento y «en contra de su voluntad, atentó contra su integridad sexual, desplegando actos corporales de contenido sexual». Eso indicaba entonces el Ministerio Público Fiscal de Salta.

Municipalidad de Salta

Hoy, la misma entidad informa que el fiscal penal Federico Obeid «sostuvo que fue acreditado con el grado de probabilidad requerida en esta etapa, que el acusado abusó sexualmente de la menor de 16 años, durante la madrugada del domingo 10 de enero de este año, en ocasión en que el imputado se reunió con la víctima y su hermana».

El hecho

Según detalla el MPFS, mientras la hermana de la víctima se quedaba con unos amigos, el futbolista aprovechó para llevarla hasta un motel en la zona de Don Emilio, detrás del predio de la Sociedad Rural.

El detalle de cómo se dio esta circunstancia es insólito. Macoritto la condujo con el pretexto de que en el motel «podrían pedir algo para comer y tomar y también hacer tiempo». Así podrían «esperar» a la hermana.

En el motel, Macoritto abusó de la muchacha. Desde el MPFS insisten en que la menor opuso resistencia una vez que la pareja ingresó al lugar. Lo describen de la siguiente manera: «ingresaron a una habitación, donde el acusado, luego que ambos bebieran un vaso de whisky cada uno que él había pedido; intempestivamente se abalanzó sobre la joven, quien se encontraba atónita y desconcertada, sin saber cómo reaccionar ante la conducta del acusado, que continuó con su embestida y abuso sexualmente de ella, mientras se resistía».

El relato continúa. En resumen, la menor logró que el abusador se detuviera en medio de la violación. Luego él le pidió que se bañara y que no le dijera nada al resto de su familia, con quien parece guarda cercanía. Incluso el vehículo en el que ingresaron al hotel es del padre de la víctima. Por eso también debían esperar a la hermana para luego buscarla y llevarla a casa.

«Ya en casa, la menor entró en una crisis de nervios y puso en conocimiento de su hermana mayor, su cuñado y su madre de lo ocurrido, antes de formular la denuncia en las primeras horas del día», señalan.

Otras noticias