sábado 2 de marzo de 2024
30.3 C
Salta

La transición | La hija de Etchecolatz llega a Salta para repudiar la designación de Pulleiro

Aseguran que el futuro ministro de Seguridad de la Provincia es un militar negacionista.

Después de que se conociera que Juan Manuel Pulleiro será designado como futuro ministro de Seguridad de la Provincia, las críticas se acumularon por considerar que el ex comandante de la V Brigada de Montaña es «un confeso negacionista del terrorismo de Estado».

Este lunes a las 10 habrá una conferencia de prensa de Mariana Dopazo, hija del genocida Miguel Etchecolatz, para repudiar la designación. Estará acompañada por Florencia Lance, hija del represor Eduardo Lance, procesado por los vuelos de la muerte.

Municipalidad de Salta

FM Aries informó que Dopazo y Lance repudiarán el nombramiento de Pulleiro durante un conversatorio sobre memoria, verdad, justicia y resistencia que se realizará a las 17 en Buenos Aires 177.

Pulleiro cobró notoriedad en un acto del Día de la Bandera de 2017 cuando reivindicó el denominado Combate de Manchalá y lo asimiló a la lucha independentista y la guerra de Malvinas. Durante la intendencia de Sáenz estuvo a cargo del Plan de Recuperación y Mantenimiento de Plazas Barriales.

“Es un confeso negacionista del terrorismo de Estado. Asimila los crímenes de lesa humanidad de la dictadura impulsada por Estados Unidos a las luchas de independencia de los patriotas fundadores”, enfatiza el escrito difundido hace dos semanas por la Mesa de Derechos Humanos de Salta.

«Creemos que la seguridad ciudadana debe ser garantizado por el gobierno civil y con control de la sociedad. De ninguna manera creemos que discursos fascistas que proponen violar Derechos Humanos y garantías constitucionales sean la solución, para muestra está que la violencia institucional no trajo mas seguridad ni menos crimen organizado sino el aumento de casos de gatillo fácil y hostigamiento policial como lo ha denunciado esta Mesa”, agrega el comunicado.

Mariana Dopazo decidió cambiar su apellido en 2014. «Con mis hermanos nos refugiamos en el anonimato por la sombra de ese hijo de puta. Ellos no lo soportaron y se fueron de la ciudad, yo decidí quedarme. Vivir así es duro, humillante. A mí me bochaban los exámenes por el apellido y volvía a casa con un ataque de angustia», contaba en una entrevista en Revista Anfibia.

«No hay ni ha habido nada que nos una, y he decidido con esta solicitud ponerle punto final al gran peso que para mí significa arrastrar un apellido teñido de sangre y horror, ajeno a la constitución de mi persona. Pero además de lo expuesto, mi ideología y mis conductas fueron y son absoluta y decididamente opuestas a las suyas, no existiendo el más mínimo grado de coincidencia con el susodicho. Porque nada emparenta mi ser a este genocida», escribió al solicitar el cambio de apellido en un juzgado Familiar de Buenos Aires.

Lance contó su historia en el sitio El cohete a la luna. «Estaba la idea de yo inventaba toda esta historia del represor porque en realidad tenía bronca con mi viejo porque se había ido con otra mujer. No era verdad. Pero verlo en el diario también fue un alivio: no era que yo tenía una suerte de enojo adolescente. Era la verdad histórica. Una verdad que sostengo con mucho dolor. Que no la sostengo desde un capricho. Ni desde un enojo. Por lo contrario, es una decisión fuerte y difícil porque, además, no tenía un papá malo. Ni violento. Fue muy doloroso cortar y decir no quiero verlo mas. Quiero que esté preso. Quiero que él, como el resto de las personas que participaron de la represión, estén presas. Y cumplan su condena. Y listo. Que se mueran en la cárcel y podamos construir un país desde la verdad. Con lo doloroso que pueda ser la verdad. Desde la verdad que nos va a dar libertad. Y nos va a dar posibilidades de tener un país distinto», aseguró.

Te puede interesar: 

https://www.cuarto.com.ar/cuarto/cristina-cobos-a-estos-negacionistas-no-se-los-puede-tolerar-en-un-gobierno-democratico/

Otras noticias