lunes 15 de abril de 2024
12.7 C
Salta

Dirigente salteño sobre Bullrich | “Ignorancia perversa” que fuerza la “cerradura de la democracia”

El abogado y diputado provincial MC, Guido Giacosa, habló tras las propuestas de la candidata presidencial de grabar las charlas entre presos y abogados, más la idea de derogar por decreto leyes nacionales.

Muy suelta de cuerpo, la candidata presidencial de Juntos por el Cambio mal desarrolló en el programa de Alejandro Fantino un par de ideas que sorprendieron a propios y extraños: modificar el Código Penal para legalizar la grabación de las conversaciones entre detenidos y sus respectivas defensas más la idea de derogar leyes económicas por simple decreto en caso de ser elegida presidenta.

Juristas de todos los signos coincidieron en que no hay posibilidad de que la candidata de JxC avance en esa línea, salvo que el país se encamine a un camino totalitario también improbable. Sobre esos puntos fue consultado el abogado y ex diputado provincial MC por el peronismo, Guido Giacosa, quien rechazó de cuajo los supuestos conjuros jurídicos de Bullrich.

“Hay ignorancia, pero ojalá fuera pura brutalidad o bestialidad. Es más que eso: es ignorancia perversa y ladina de alguien que sabe que está forzando la cerradura de la democracia. Las cosas que se dicen son escandalosas. Corren tiempos oscuros en los que se dijeron y dicen cosas que pensábamos que estaban en el pasado total. Ver que un candidato a presidente hace gala de un negacionismo impúdico en un debate con gran parte de la población mirando me indigna, pero no me asombra. Todo esto me hace pensar que es una bestialidad lo que dijo Bullrich sobre que se puede escuchar a los presos hablar con sus abogados. Eso entra en el centro de la defensa en juicio, del secreto profesional y la de confidencialidad cliente – abogado. Aspecto central del constitucionalismo que ni la ‘magia’ de Pato Bullrich puede conjugar. Incluso de antecedentes del constitucionalismo norteamericano que alimentan a nuestra constitución. No obstante, también debemos esclarecer que Argentina, a su vez, es vanguardia en materia de constitucionalismo. Somos autores de la Asamblea del año XIII [1813] cuando a EEUU le quedaba medio siglo de esclavitud y barbarie”, recordó el letrado.

A la hora de identificar el lado perverso de la ignorancia de Bullrich, el diputado provincial MC recordó que en la lucha por el derecho “las constituciones también se erosionan. Entonces también esa ganzúa hace fuerza sobre ello. Cuando el periodista Fantino le canta falta envido y le dice que ‘no va a poder hacer eso’, ella responde ‘vamos a ver’. Cuando dice ‘vamos a ver’ emerge allí la lucha por el derecho y los poderes que tenemos que defender. En carácter de abogado es claro que es una bestialidad, pero sí Bullrich sabe que le está haciendo fuerza a la constitución porque la constitución le parece cosa pequeña a gente como ella. Entonces claro que me preocupa, pero a su vez recordemos que el gobierno de Cambiemos espió a presos así como ella dice que hay que hacer, e incluso puso a un pariente – no me acuerdo de quien – en una oficina de la Corte que era autoridad autónoma en materia de escuchas judiciales. Así se hizo espionaje y fake news al por mayor y al por menor en Argentina. No se trata de algo que no esté en la mesa de cocina de ese espacio”, remarcó.

Consultado sobre dónde quedó aquella acusación que los radicales hacían a los peronistas sobre la poca castidad republicana, Giacosa reflexionó que aquello “se trataba de un debate pícaro entre fuerzas democráticas. En ese dualismo del siglo XX – peronismo y radicales – se suponía que el primero encarnaba máss las cuestiones laborales y progresivas mientras la UCR sujetaba las riendas de lo institucional. Pero la verdad es que yo creo que los buenos radicales se fueron haciendo peronistas en las fases virtuosas del movimiento. Los que hoy veo como radicales son antipronistas que se quedaron con un partido y no tienen nada que ver con el institucionalismo. Tienen los pecados originales de la Unión Democrática y ciertos comportamientos previos o posteriores a la dictadura; y ahora también convalidan todo tipo de desplantes anti argentinos. Ejemplo: el señor Cornejo de Mendoza era presidente de un partido nacional pero a su vez decía que Mendoza debía separarse de Argentina. O Morales de Jujuy que tiene coqueteos con lo peor de la tradición política nacional. En fin, si antes era una picardía enrostrarle al peronismo ser autoritario o poco institucionalista ahora es una afrenta. Ese verso ya no va más. La carne está al aire sobre lo que es la verdadera tensión política del país: peronismo – antiperonismo”. El peronismo es el partido de la democracia y de los derechos humanos en Argentina”, concluyó.

Otras noticias