martes 21 de mayo de 2024
6.4 C
Salta

«Siempre fui independiente» | Habló Gustavo Sáenz y criticó a la grieta

Lo hizo a través de las redes sociales. Se disculpó por la desorganización que evidenciaron los homenajes a Martín Miguel de Güemes, fustigó a quienes le piden que se ponga en algún lado de la grieta política y se declaró independiente.

Largo fue el mensaje que dio el mandatario y toda la comunicación estuvo atravesada por el pedido de disculpas ante la desorganización que evidenció los actos de Homenajes al Héroe Gaucho. No obstante, tanto el desorden como el supuesto uso político que se hicieron de los mismos fueron atribuidos por el mandatario a la “grieta política” de la que busco despegarse.

“Estoy seguro que si el general Güemes viviera miraría con tristeza y dolor el país en el que vivimos. Ese país marcado por la división, por esa grieta que tanto duele y lastima a todos los argentinos», añadió. «Con dolor y tristeza miraría como de a poco vamos destruyendo esa Argentina que nos legaran él, San Martín y Belgrano». Sáenz sostuvo que hay sectores políticos a los que «no les gusta» que no se identifique «de uno u otro lado». «Yo siempre fui independiente. No soy delegado de ningún gobierno nacional. Soy el gobernador de los salteños, y a ellos me debo, no me debo a un partido político ni a otro, porque mi patria chica está primero que cualquier partido político», aseguró enseguida.

Aseguró que, en cambio, siempre estuvo «en contra de los fundamentalismos, de las intransigencias, la falta de diálogo, la intolerancia, de creerse siempre los dueños de la verdad, de los odios, los resentimientos que no conducen a nada». Por el contrario: «Soy un hombre diálogo, de consenso, de construir puentes, de buscar soluciones», que es lo gente reclama de la clase política, sostuvo. Y advirtió que «hoy la angustia es muy grande», y «la decepción con la clase política es muy grande y con razón, porque seguimos peleándonos por intereses políticos y no por los intereses de la gente”.

Casi sobre el final se dirigió de nuevo «A los dirigentes políticos, de un lado y del otro»: «Nada se construye desde el odio», reconvino. Y los invitó a trabajar «juntos». «Los vuelvo a convocar para que me acompañen, me ayuden». Y cerró con esa frase: «Equivocarse es un defecto de todos, pedir disculpas es una virtud de pocos. Perdón, salteños; perdón, general Martín Miguel de Güemes, gracias por tanto, mi general. Que Dios y el Señor y la Virgen del Milagro bendigan esta tierra y nos den la fortaleza para tomar las decisiones mejores para nuestro pueblo”.

Archivos

Otras noticias