sábado 2 de marzo de 2024
19.8 C
Salta

Quedaron a la deriva | En plena cuarentena desalojan a familia salteña con 5 niños

En las pasadas horas la Policía de Salta logró “persuadir” a esta familia a que dejara la casilla en la que se habían instalado cerca de barrio Ceferino.

Martín Osorio es uno más de los miles de trabajadores informales que padece la cuarentena. Es padre de 5 niños y junto a su pareja fueron desalojados de una casilla armada con material cerca del río Arenales, en la zona de barrio Ceferino.

Martín aseguró a las cámaras de Canal 7 de Salta que no tenía cómo pagar el alquiler debido a la cuarentena. Su trabajo como chatarrero y las changas ocasionales no le alcanzan. «Me vine a instalar acá a Ceferino porque no tengo ningún lugar a dónde llevar a mi familia», comentó.

Municipalidad de Salta

«Vino la policía y nos dijo que no nos podemos quedar acá. Yo les dije que es hasta que pase la cuarentena y yo pueda trabajar y vea qué puedo alquilar porque a gatas vivimos, no tenemos ni con qué darle de comer a los chicos», se lamentó Martín, al tiempo que advirtió, casi desesperanzado: «si me sacan de acá me voy a meter a la orilla del río, porque ellos me quieren llevar pero nos van a tener en la calle. Entonces si a mí me sacan de aquí me voy a ir a vivir a la orilla del río con todos mis hijos. Porque la orilla del río no es de nadie, no tiene dueño».

Entre las preocupaciones de Martín está perder el poco material que había comprado para levantar su casilla. Teme que su dejan el lugar y acceden a mudarse temporalmente, puedan robarles las chapas y lo ladrillones.

El Comisario Mayor Gerónimo, quien estuvo a cargo del operativo, comentó al mismo medio, en relación al desalojo que se llevaba adelante: «están cometiendo un delito, es una usurpación. Y el tema es que no es una zona como para hacer una vivienda. Están al lado del río y corren riesgo».

Consultado sobre qué consideraba que podría hacer esta familia a la que se hallaban desalojando, Gerónimo dijo: «tendrán que plantearlo por la vía que corresponda, en Desarrollo Social, donde les puedan dar alguna posibilidad. Nosotros les podemos hacer de nexo, pero más que eso no podemos exponer a la gente para luego digan que la policía estuvo ahí y no hizo nada».

Ante la incertidumbre del futuro próximo de estas siete personas, el oficial a cargo del desalojo, dijo: «supongo que deben tener algún familiar que los pueda aguantar una semana, o unos meses hasta que puedan gestionar algo».

Otras noticias