viernes 12 de abril de 2024
15.3 C
Salta

Opinión | De marcha en marcha y de protestas en protestas contra las políticas de Cambiemos

Las manifestaciones se multiplican. El lunes empezó la “Marcha Federal Educativa” que confluirá en CABA mañana miércoles y el viernes 25 de mayo habrá una convocatoria bajo la consigna “No al FMI. La Patria está en peligro”. (Daniel Escotorin)

La crisis económica desatada por el gobierno nacional en su incapacidad de frenar la suba del dólar, más el sostenido avance inflacionario y su reticencia consecuente a frenar o retroceder en el aumento de tarifas de servicios públicos no hizo más que echar nafta al fuego y azuzar las diversas resistencias a las medidas y los efectos de las políticas oficiales. El cuadro social es muy delicado y sin ir tan lejos los informes de análisis y estadística social de la UCA, la otrora bendecida fuente que la oposición (hoy gobierno) blandía contra el relato kirchnerista, marca el dramático dato que casi las dos tercera partes de la niñez argentina están en situación de pobreza. Dato que marca no solo el presente angustioso, sino también las cada vez más menguadas posibilidades de un progreso y bienestar futuro de estas generaciones.

Nada parece afectar al gobierno por ahora, ni el clamor de poner freno a los tarifazos ni esos datos que muestran los peores efectos de este modelo y si algo faltaba para cantar “cartón lleno”, ese algo era ir en busca del FMI para acordar un préstamo “stand by”, cuyas condiciones son siempre gravosas para las mayorías populares de cualquier país. Las protestas, las marchas, los cortes de rutas, las tomas de fábricas, los paros y huelgas son ya moneda de todos los días en Argentina y esto no parece terminar acá: al acuerdo con el FMI, le sigue el seguro veto a la ley de congelamiento de tarifas y el proyecto de Ley de reforma laboral que comenzará a debatirse en el transcurso del mes de junio (o sea, en pleno desarrollo del mundial de Futbol).

La resistencia a las políticas de CAMBIEMOS está en un espiral ascendente. Así lo muestran las movilizaciones de la última semana: el 10 de mayo la CTA Autónoma y ATE llevaron adelante una jornada nacional de protesta acompañada por un Paro Nacional de ATE; los trabajadores y estudiantes terciarios de la CABA que se oponen al proyecto del jefe de la ciudad, Rodríguez Larreta (PRO) de cierre de los institutos terciarios y reemplazo por una universidad. Una semana después, el 17 un conjunto de organizaciones sociales conocidas como “los cayetanos” por su cercanía con Francisco y su marcha hacia San Cayetano el mes pasado, la CCC, la CTEP, Barrios de Pie más el Movimiento Evita convocaron a una marcha de protesta, “marcha de las velas” contra el aumento en las boletas de luz; a esa movida se sumó la CTA Autónoma repudiando la llegada del FMI al país (o el viaje de Dujovne a EE.UU. en busca del Fondo y de fondos). Ese mismo jueves cerraban la semana con una masiva movilización las dos CONADU (docentes universitarios) junto a estudiantes y miembros de la comunidad científica contra el recorte presupuestario y por las paritarias nacionales.

Esta semana de protesta se inició desde el lunes mismo con el inicio de la “Marcha Federal Educativa” en conmemoración a la Marcha Blanca de 1987, que confluirá en Buenos Aires el 23 a la vez que se inicia un paro de 48 horas; el 25 de mayo, feriado nacional, fecha patria será el día de convocatoria política bajo la consigna “No al FMI. La Patria está en peligro” a Plaza de Mayo, con un festival artístico, la lectura de un documento político y el himno nacional ejecutado por el pianista Miguel Ángel Estrella.

No será la única Marcha nacional, ya que a fin de mes arranca la otra Marcha Federal de las organizaciones populares La misma tiene prevista comenzar el 28 de mayo con cuatro columnas que vendrán del norte, noreste, centro y sur del país, y finalizará el 1 de junio con su arribo a la CABA. Organizan esta movilización el sector de los “cayetanos” (la CTEP, la CCC, Barrios de Pie) más la CTA Autónoma. Mientras en algún lugar la CGT piensa, duda en decidir cuándo y cómo sería un hipotético pero no seguro Paro General.

Armados y entramados

Una de las tácticas empleadas por el gobierno en el avance de su modelo es la de “prueba y error”; tirar globos de ensayo al aire y medir la reacción social, entonces prosigue o retrocede, así por lo menos fue en la primera mitad de su gestión, ahora más consolidado políticamente y con más experiencia de gestión y poder parece avanzar como un tanque de guerra, con todo, contra todo. Frente al gobierno se encuentra una oposición política débil y con intereses cruzados con la alianza gobernante, siempre más proclive a buscar consensos y negociar. Igualmente en el campo social, la realidad es similar. El Movimiento Obrero ya no es aquel que supo ser columna vertebral del campo popular, más bien enclenque por razones estructurales que lo fracturaron y debilitaron hoy sindicalmente se encuentra dividido en cuatro fracciones, no siempre claramente: la CGT dirigida por un triunvirato de consenso entre el sector de Barrionuevo, los gordos y el moyanismo que garantiza el quietismo actual (Barrionuevo mas los gordos), por fuera pero sin quebrar el sector liderado por Sergio Palazzo (Bancarios) en la Corriente Federal de los Trabajadores cercano a los Moyano.

La Central de Trabajadores de Argentina (CTA) está dividida desde el 2010; la CTA de los Trabajadores (Hugo Yasky, docente) kirchnerista y la CTA Autónoma, ésta a su vez se dividió en dos fracciones: la liderada por el actual secretario general Pablo Micheli (ATE) y la CTA-A Perón (por su sede en dicha calle) conducida por Ricardo Peidro, secretario adjunto y respaldado por el secretario general de ATE Nacional, Hugo “cachorro” Godoy. Allí la clave juega en torno a los posicionamientos sindicales y políticos. La ruptura de la CTA-A tuvo su detonante en el quiebre entre Micheli y Godoy, aquel postuló una lista propia en ATE CABA y facilitó el triunfo del candidato K, Daniel Catalano; éste se acercó a la CTA de Yasky. Micheli débil en su base también confluye ahora con su otrora rival y busca la unificación entre ambos sectores, pero el problema es que además en busca de recomponer la unidad política del peronismo y del PJ, algunos postulan el retorno a la CGT; uno de ellos es Catalano, recientemente afiliado al PJ de la ciudad autónoma y que una entrevista elogió a la contracara sindical de ATE, el líder de UPCN Andrés Rodriguez alineado con los gordos de la CGT y eternamente oficialista.

El sector antes denominado “piqueteros”, es decir los desocupados y subocupados, siguen teniendo relevancia social y sus formas de organización han variado. Igualmente se mantienen algunas organizaciones clásicas como  la CCC y Barrios de Pie y aparecen nuevas como el MTE, movimiento de trabajadores excluidos nucleados en la CTEP (Corriente de Trabajadores de la Economía Popular), La Dignidad, entre otros. La novedad la constituye el decisión de la CTEP de constituirse como sindicato e incorporarse a la CGT. En este espacio confluyen cooperativas, manteros, cartoneros, vendedores ambulantes, etc., es decir trabajadores del sector informal por lo que se convertirían en uno de los principales sindicatos nacionales y de la CGT. Su referente principal es el abogado Juan Grabois de gran cercanía con el Papa Francisco.

Daniel Escotorín.

Otras noticias