jueves 29 de febrero de 2024
24.3 C
Salta

Jujuy es la primera provincia del país que permite las salidas recreativas a niños

Hasta ahora en el país, los niños y niñas no podían realizar ningún tipo de salida recreativa, con excepción de las personas con discapacidad y quienes tienen trastornos del espectro autista (TEA).

El permiso habilita a los chicos de entre 2 y 16 años a realizar actividad física al aire libre, de a uno por vez y con uno de sus progenitores, ya que las salidas que permitió el gobierno de Gerardo Morales contemplan que sean de no más de dos personas por grupo familiar. Las salidas son para realizar caminatas o trotes -en las que hay que mantener un metro y medio de distancia en forma lateral y diez con las personas que van delante o detrás- se permiten durante un período acortado de tiempo en el día: entre las 8 y las 22 y regidas por la terminación de los números de DNI de cada persona, “en el caso de los menores de 16 cuyos números de documento no coincidan con el de su madre o padre, esas salidas quedarán a criterio del DNI del adulto”, explicaron desde la gobernación de Jujuy.

En el caso de los menores de dos años, en tanto, las autoridades provinciales recomendaron “evitar la salida” de ese grupo etario; pero en el caso de que lo hicieran, no tendrán que utilizar barbijo o tapabocas, obligatorio también para la circulación en la provincia.

Municipalidad de Salta

Todos coinciden en que salidas de este tipo son “por necesidad recreativa y sanitaria” y ya se están analizando las salidas en Argentina. Dos legisladoras porteñas trabajan en proyectos de ley que “buscan la forma menos riesgosa» para que los chicos salgan, y establecer «que haya el menor contacto posible con otras personas”. Según las legisladoras María Rosa Muiños y Claudia Neira, una de las opciones sería determinar salidas específicas, en un horario donde haya menos circulación de personas –podría ser al mediodía- y donde, inclusive, se pueda pautar una circulación preferencial en ese lapso para los chicos.

Las salidas podrían tener un orden establecido por el número de DNI del adulto a cargo o por la numeración del lugar donde viven. Lejos de reabrir las plazas, por la dificultad que implicaría la desinfección y el contacto que habría entre los niñas y niños, la idea central sería que pudieran caminar en un radio cercano al domicilio, de no más de 400 o 500 metros.

Otras noticias