martes 23 de abril de 2024
22 C
Salta

Derechos Humanos | Las diferencias entre las políticas de la memoria en Salta y Alemania

Mientras un Centro de Estudios salteño edita un video para negar el Terrorismo de Estado y pedir la libertad de los genocidas apelando a la ancianidad de los mismos, en Alemania arrestaron a la “abuela nazi” de 89 años que niega el Holocausto judío.

Con el advenimiento del macrismo, los negacionistas del terrorismo de Estado despliegan un esfuerzo generalizado para erradicar políticas de Memoria, Verdad y Justicia. Ellos piden que a los represores de 1976 se les suspendan los procesos judiciales aduciendo sus frágiles estados de salud o exigen prisión domiciliaria para los mismos apelando a la ancianidad de los mismos. La semana pasada se volvió a conocer un intento en ese sentido: el documental “Será venganza!!!” que el “Centro de Estudios en Historia, Política y Derechos Humanos de Salta” estuvo a punto de proyectar en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, aunque finalmente los organizadores de esa Feria suspendieron la proyección enfatizando que hay un límite ético que no pueden traspasar: el “Nunca Más”.

El material compila testimonios de represores, familiares y ex jueces que reivindican el terrorismo de Estado y que finalmente fue subido a la plataforma YouTube con la leyenda “Censurado en la Feria del Libro 2018 de Buenos Aires”. Como ese material lo muestra, los negacionistas argentinos recomiendan imitar al primer mundo para enterrar el pasado. Es el caso del testimonio que aporta Agustín Laje Arrigoni – presidente de la Fundación Libre – quien asegura, entre otras cosas, que el error argentino fue no haber trabajado sobre los jóvenes para ponerle “los ojos en la frente sacándoselos de la nuca” para que así, supuestamente, los argentinos dejen de mirar el pasado.

Son curiosos los planteos de los “Laje Arrigoni”. Nos recomiendan imitar a los “países serios” pero prescinden de los ejemplos de seriedad como el que dio Alemania en el año 2016. Esa vez llevó a los tribunales al exsargento de las SS nazis, Reinhold Hanning de 94 años, acusado de complicidad de asesinatos por haber trabajado en Auschwitz cuando miles de judíos húngaros eran exterminados. Los alemanes, en definitiva, concluyen que en crímenes de ese tipo, la ancianidad no libra a las personas del peso de la justicia.

Ahora volvió a ocurrir. La destacada negacionista alemana Ursula Haverbeck, de 89 años, fue detenida en su casa de Vlotho, en el noroeste de Alemania, y obligada posteriormente a ingresar en prisión. “En su país, la apología del nazismo o la negación del Holocausto es un delito castigado judicialmente con penas que pueden ir desde una multa hasta los cinco años de cárcel”, precisaron los muchos medios que se hicieron eco del caso.

La mujer, apodada por la prensa germana como la «abuela nazi» y que varias veces negó el Holocausto judío durante la Segunda Guerra Mundial, debía presentarse hace una semana en la cárcel para cumplir con el fallo dictado contra ella en agosto del año pasado que la condenaba a dos años de prisión sin libertad condicional por comentarios que incitaban al odio en ocho casos. La anciana fue arrestada en su casa porque se negó a ir ante la justicia.

La octogenaria es una conocida extremista de derecha cuyos simpatizantes suelen ir a sus juicios para mostrarle su apoyo, incluso cuando banaliza en sus comentarios los crímenes cometidos por el Tercer Reich de Adolf Hitler. En 2016, fue condenada a ocho meses de cárcel por enviar un escrito al alcalde de la ciudad de Detmold y un artículo a un periódico en el que señalaba que Auschwitz nunca había sido un campo de exterminio.

Archivos

Otras noticias