lunes 22 de julio de 2024
10.3 C
Salta

Somos África | Coordinador de la ONU compara la situación de los wichis en Salta con la crisis en Sudán del Sur

Se trata del italiano Roberto Valent, máxima autoridad de las Naciones Unidas en Argentina. Aseguró a tn.com.ar que el panorama «es penoso» y también atribuyó la situación a la tala indiscriminada. “Hay 855 niños desnutridos», enfatizó.

El italiano Roberto Valent es Coordinador Residente de las Naciones Unidas en Argentina, la máxima autoridad de las Naciones Unidas en el país y coordinador de la respuesta humanitaria que la ONU (y otros organismos nacionales e internacionales) ya ha comenzado a desplegar en la provincia de Salta. En una entrevista con tn.com.ar advirtió que el escenario que describe el equipo que recorre el norte de Salta «es comparable al que padece Sudán del Sur», donde la mitad de la población sufre hambruna y se estima que 1,3 millones de niños estarán expuestos en 2020 a la desnutrición aguda.

Valent aseguro que nunca hubo pedido de ayuda por parte de la provincia de Salta y que, en ese marco, la ONU se enteró por televisión y desde entonces empiezan a organizarse para entender qué está pasando. Recién el 10 de febrero de 2020, Salta realizó un pedido formal a las Naciones Unidas, en el que solicitó principalmente asistencia y cooperación técnica y financiera, a diferentes niveles, y un enfoque conjunto para las comunidades indígenas afectadas, así como apoyo para suministros de alimento y agua.

«Nos encaminamos hacia Salta para tener una reunión con el gobernador (Gustavo Saenz) y tener una interlocución con la mesa multisectorial del gobierno de la provincia», subrayó sobre los pasos que siguieron. «Nos pusimos a disposición», señaló Valent que también mantiene contacto con el Consejo Nacional de coordinación de Políticas Sociales y con el Ministerios Desarrollo Social.

«Hay 855 niñas y niños desnutridos, de muy bajo peso, hay 10 mil chicos en riesgo nutricional y hay más de 100 mil adulto en el mismo riesgo. El acceso a los alimentos, al agua y a la salud es claramente un tema problemático para Salta en este momento», indicó el italiano.

«Uno se debería también preguntar qué está pasando en el gran Chaco y Formosa. Los sistemas de alerta requieren que haya un observatorio permanente y que la población a lo largo y a lo ancho del país, sobre todo la población que está en una situación de aislamiento, como en el norte salteño, tiene que tener una vigilancia y se debe dar la atención necesaria», destacó.

Valent no dudó en catalogar a la situación como «una debacle» y apuntó que «la respuesta debe ser inmediata». «Es importante estar con la comunidad wichi y las comunidades aledañas que padecen el mismo problema», consideró.

Sobre los orígenes de este problema, apuntó a un origen económico y relacionado a la actividad agro y la tala indiscriminada. «Hay un tema de Derechos Humanos entre las empresas y el entorno, entre la economía agro y el ecosistema. Estas son poblaciones que están en una situación muy penosa», explicó y agregó: «Estas poblaciones vivían en zonas donde había bosque, ahora están en contextos casi desérticos».

Además, enumeró otros problemas que conviven con los wichis. Entre ellos dijo que los programas sociales «no llegan a todos, hay indocumentados y la mayoría no tiene trabajo». «El acceso al transporte es terrible, los lugares de los que obtienen agua son completamente indignos y hay poquísimas construcciones con ladrillos y cemento», describió.

«Estas son situaciones que se pueden comparar a casos de desnutrición en Sudán del Sur, donde he trabajado. La descripción del terreno y las fotos que me han enviado y la documentación al respecto es muy alarmante», describió sobre las similitudes en ambos territorios.

«Lo bueno es que el Gobierno nacional y de Salta están habilitando recursos para poder proveerles agua potable de manera más sistemática, en un perímetro que es muy grande. Hay que extender los servicios de salud de manera más capilar a estas comunidades», se esperanzó.

Pero, ¿cómo actuar ante una situación tan dramática? ¿cómo poner en práctica un plan de emergencia? «Lo importante cuando hay muertos y riesgo de que haya otros, y desnutrición aguda y crónica, es proveer alimentos de tipo terapéutico, con elementos nutritivos fuertes y se necesita respaldo a nivel de higiene porque esta gente está viviendo en un contexto insalubre», se explayó.

Por último Valent sugirió la urgente creación, a nivel territorial, de una mesa de agua y salud y activar un área de intervención de la sociedad civil en cuanto a los agentes de salud, para que lleguen a la comunidades más alejadas.

Archivos

Otras noticias