martes 23 de julio de 2024
13.1 C
Salta

Si las negociaciones avanzan | La Legislatura deberá aprobar la compra del millón de vacunas que impulsa Sáenz

El gobernador, junto al equipo de Salud y Economía, pretende acelerar los trámites e imponer dos condiciones. Roberto Dib Ashur encabezaría las negociaciones para adquirir las dosis de Johnson y Johnson.

La dureza de las medidas para combatir la segunda ola de la pandemia enfrenta a gobiernos con sectores que ven como sus actividades económicas se deshilachan. Se trata de una tragedia en el más estricto sentido griego: el choque entre lo bueno contra lo bueno y lo justo contra lo justo. Una situación que amenaza con superar los mejores propósitos y de allí la necesidad de combinar las restricciones con un mayor acceso a las vacunas.

Salta no es la excepción. Luego que la provincia de Jujuy anunciará sus negociaciones con los chinos para acceder a un millón de dosis; se supo que el gobierno salteño hace lo mismo con el laboratorio norteamericano. Lo adelantó en su cuenta de Twitter el periodista Oscar Correa y el Grand Bourg no lo desmintió. Es más, aseguran por lo bajo que para Sáenz el tema es prioritario, que las gestiones están avanzadas, que el funcionario que las encabezará es el ministro de Economía Roberto Dib Ashur, y que todo cuenta con el guiño del gobierno nacional

La historia se remonta a principios del mes de abril cuando el Jefe de Gabinete nacional, Santiago Cafiero, declaró que los 24 distritos del país podían adquirir vacunas. La prensa nacional anuncio entonces que distritos como Mendoza y CABA iniciaron contactos con las farmacéuticas norteamericanas Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson. Por esos mismos días, se informó también que algunos gobernadores del Norte Grande hacían lo propio con Astrazeneca y Johnson & Johnson. A la luz de las novedades de ayer, Salta se encontraba en ese lote.

Eso no es todo. Desde el Grand Bourg aseguran que el gobernador salteño exige dos condiciones al laboratorio: que las dosis lleguen a la provincia en un plazo no mayor de 30 días y desembolsar el pago cuando las mismas arriben al país. Son condiciones lógicas, aunque lo razonable no suele ser norma entre laboratorios sin escrúpulos para aprovechar en su favor la alta demanda mundial y la urgencia que los gobiernos poseen para acceder al producto. Sea como fuere, si las negociaciones avanzan la operación requiere la aprobación de parlamento salteño.

Archivos

Otras noticias