viernes 24 de mayo de 2024
6.4 C
Salta

HUMOR | Relevamiento etílico: Ante la falta de agua potable en zona norte los vecinos optan por tomar cerveza

La crisis que se viene registrando en barrios como Castañares y Ciudad del Milagro hace que las personas, para no morir de sed, opten por reemplazar el líquido elemento con otras opciones más asequibles y seguras.

Algunos vecinos, los más hiperbólicos quizás, son quienes aseguran que además de que el agua escasea, es prácticamente intomable. Esto sumado a los constantes cortes que se registraron en los últimos meses en la zona norte de la capital salteña dio como resultado una práctica de tintes etílicos/sanitarios con pocos precedentes en el mundo: reemplazaron el consumo de agua por cerveza.

LA situación pudo comprobarse tras un relevamiento realizado por expertos de la UNSa, quienes se recorrieron todos los negocios en los que está permitida la venta de alcohol (y también en los que no pero igual venden bajo poncho) para datar la cantidad de consumo cervecero de los últimos 4 meses, esto es luego de las fiestas de año nuevo “porque sabemos que en esas épocas todo el mundo chupa como bávaro sediento y los números iban a estar inflados”, comentó uno de los participantes de dicho relevamiento mientras lo entrevistamos en la sala de terapia etílica del Hospital Papa Panchio, a donde fue a parar tras dos semanas de arduo trabajo.

Lo que detectaron los expertos fue un incremento del 666% en el consumo de cerveza respecto a los mismos meses del año pasado, cuando “había un poco más de agua en el barrio”, dijo un almacenero a este medio, además de asegurar que el agua embotellada ha subido demasiado su precio, por la demanda. Esa sería la segunda razón por la que los y las residentes de las barriadas norteñas “no tienen más opción que chuparse una birra para pasar el mal humor de no tener agua ni para tirar la cadena. ¿Vos sabés lo que es pasar dos días seguidos con el cago reflotando en meo del inodoro?”, comentó indignado este vecino, y con justa razón.

Consultado, detrás del campus universitario, el profesor de Historia, Sergio Jeinequen, comentó: “Estamos ante una clara redición de lo que pasó en la Inglaterra del siglo XIX, cuando ante la epidemia de cólera que estaba diezmando la población londinense que tenía al Támesis, su único recurso acuífero, totalmente contaminado, sus pobladores optaron por beber únicamente cerveza, porque intuían que de esa manera no se iban a enfermar. Bueno lo mismo pasa actualmente en la zona norte, porque todos sabemos que el agua, además de escasa, está llena de arsénico y si te la tomás te vas a cagar muriendo”, y luego acotó: “¿No te queda una moneda así hacemos otra fresca para el camino?”.

Lo cierto es que la desidia gubernamental, junto a la inoperancia de Aguas del Norte están generando un auge birrero que algunos sospechan es todo parte de una transa entre las empresas de cerveza y la que debería asegurar el suministro de agua. Otros aseguran que hay una movida mayor para introducir el mercado de la cerveza artesanal en la zona, algo que hasta ahora ha sido comentado como una posibilidad, pero no se descarta que también hay intereses ligados a la explotación cervecera a partir de la sed que nunca se acaba.

Archivos

Otras noticias