miércoles 24 de julio de 2024
28.7 C
Salta

“Nos gusta la estabilidad” | Eramine ya produce litio salteño con un método de extracción único en el país

La titular del Grupo Eramet, Christel Bories, llevó la voz cantante en la conferencia de prensa y definió lo ocurrido como un “hito histórico”. Estuvo acompañada de Jing Li, titular de Tsinshan, socio chino en el proyecto Centenario Ratones.

Ellos junto a Alejandro Moro de Eramine Sudamericana, subsidiaria en Argentina de Eramet, encabezaron la conferencia realizada en el Centro de Convenciones de Limache. Ocurrió horas después que en el salar Centenario Ratones – ubicado a 300 km al oeste de la capital provincial y a 3.800 metros sobre el nivel del mar – se pusiera en marcha la planta que se convierte en el cuarto proyecto de producción de carbonato de litio para baterías en el país y el primero de Salta.

Los tres celebraron que una región periférica de nuestra provincia se convirtiera en escenario de una planta con un sistema de producción propio del primer mundo, hecho al que calificaron como un “hito histórico para la región y el mercado global”. No sólo porque se pone en marcha uno de los “mayores yacimientos de salmuera de litio del mundo” con una capacidad de producción anual de 24 mil toneladas; también por ser la primera en utilizar en nuestro país el proceso de “Extracción Directa” que prescinde del método de evaporación que se realiza en los clásicos piletones; utiliza menos agua; recicla el 60% del líquido empleado originalmente; genera un rendimiento del 90% de carbonato de litio del total de la salmuera utilizada; y emplea menos tiempo que el estándar.

“Con las piletas de concentración por evaporación se necesitan de 15 días a un mes para una calidad del 50%, pero con la extracción directa solo se tarda 24 horas y se obtiene más del 90% de calidad de litio” preciso Constanza Cintioni, directora de Sustentabilidad de Eramine Sudamérica, quien no fue parte de la mesa central pero sí dio precisiones a la prensa tras el final de la conferencia.

“Una planta de este tipo en un escenario tan remoto y con tanta falta de infraestructura significó para nosotros enormes desafíos humanos y logísticos”, destacó Christel Bories y a la generalización la acompaño con algunos datos empíricos: 7 millones de horas hombre de trabajo y el traslado a la Puna de 600 mil toneladas de acero que fueron los empleados en el montaje de la planta.

Consultados por los beneficios prácticos que ello supone para la provincia, Bories y Moro remarcaron que, del total de la inversión, 500 millones de dólares se volcaron en el país y de esa cifra el 80% fue ejecutado en Salta; más un 80% de contratados salteños sobre un total de 1500 empleos. También destacaron que el “derrame” continuara: otro 80% de mano de obra local sobre un total de 350 empleados que deben garantizar el funcionamiento de la planta; regalías del 3% para la provincia; un adicional para REMSA, tal como se había estipulado en los convenios originales; y la posibilidad cierta de comenzar el montaje de una segunda planta ubicada en el interior del mismo salar, pero a unos 60 kilómetros del que empezó a funcionar hoy.

Seguridad jurídica y regalías

“A nosotros los que nos gusta es la estabilidad, que no se cambien las reglas de juego porque hay involucradas grandes inversiones” dijo casi al final de su alocución Bories a la hora de explicar por qué eligieron Salta para invertir. Fue una forma de celebrar lo que el gobernador Gustavo Sáenz denomina “seguridad jurídica” para referirse a la política de mantener en el tiempo la ingeniería legal que se monta para atraer a las inversiones.

También fue la oportunidad que encontró para confiar que el gobierno salteño no aumente del 3 al 5% el porcentaje de regalías, tal como lo habilita – pero no lo obliga – el nuevo Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones recientemente aprobado por el parlamento nacional. RIGI celebrado por las autoridades de Eramet, Tsinshan y Eramine por la posibilidad de repatriar dinero que permita a las corporaciones que invierten en el país pagar obligaciones y dividendos a los accionistas extranjeros.

El 3% de regalías fue defendido incluso cuando una periodista remarco que en Chile el porcentaje es mayor sin que ello ponga en riesgo las inversiones en ese país. Aunque la observación fue dirigida a Moro, fue la propia Bories quien pidió la palabra. Apeló a un razonamiento empresario y a otro técnico. Con el primero resaltó que ello explica que la mayoría de los proyectos se concentran ahora en Argentina y no en el vecino país; para el segundo caso adujo que el nivel de concentración de carbonato de litio en la salmuera es tres veces superior en los yacimientos de Atacama que en los de la Puna nacional.

Esa fue la respuesta que cerró la conferencia que anunció que el complejo industrial de producción de litio Centenario Ratones de Eramine ya está operativo.

Archivos

Otras noticias