miércoles 24 de julio de 2024
21.3 C
Salta

Buscan a joven salteño desaparecido en Bolivia | Trabajaba en la finca de una hermana de reconocidos narcos

A Maximiliano Pastrana se le perdió el rastro en marzo pasado. Es de Tartagal y cumplió 31 años el 29 de abril. Trabajaba como casero en una finca ubicada entre las ciudades de Yacuiba y Villamontes, en Bolivia.

La propiedad es de Roxana Castedo, hermana de los conocidos capos del Clan Castedo (Delfín y Raúl) hoy condenados por la justicia. Roxana también es la expareja de Mario Morfulis Herrera, uno de los mayores proveedores de cocaína.

“La última vez que se lo vio a Maximiliano estaba con el hijo de esta mujer, Ricardo Federico Castedo, y otras personas” destacó la sección local del diario Página 12 en su edición de hoy. El padre de Maximiliano, Jesús, declaró a ese medio que junto a su esposa llevan más de tres meses buscando a su hijo y hasta la fecha no saben nada.

Hicieron la denuncia en el Estado Plurinacional de Bolivia, ante la División de Tráfico y Trata de Personas en Yacuiba. Jesús Pastraba denuncia que el fiscal que interviene, Samuel Mamaní Romero, se niega a detener a sospechosos en el caso.

«En Tartagal nadie me quiso tomar la denuncia, diciendo que no fue un hecho ocurrido en Argentina. Calculo que me tendrían que haber tomado la denuncia porque es un ciudadano de Tartagal. Fui a verlo al doctor (Armando Cazón, fiscal de Salvador Mazza), me dio la espalda, me dijo que andaba ocupado, que no podía atenderme, que no podía hacerse cargo de esto», relató el padre.

«En la Policía boliviana dicen que ella [Roxana] está en todo el itinerario de la trata. Ella lo llevó a Maximiliano, lo hizo pasar ilegalmente, lo llevó a trabajar ilegalmente y desaparece de su propiedad», sostuvo. La acción tipificada como delito de trata en el Código Penal argentino consiste en ofrecer, captar, trasladar, recibir o acoger personas.

El padre también denunció la desaparición del joven «en el Consulado argentino que está en Bolivia y en el Consulado de Bolivia que está en Salvador Mazza Argentina». «No me ayudaron en nada», sostuvo. Jesús aseguro que no sabía de los vínculos de Roxana Castedo con el narcotráfico y que se enteró después de la desaparición de su hijo.

Maximiliano ingresó a trabajar en la finca de Roxana Castedo el 25 de febrero de este año. Maximiliano fue a la finca ubicada en Bolivia junto a su pareja y la hija de 2 años de edad que tienen en común. Allí convivían en la misma casa con el hijo de la dueña, Ricardo Federico Castedo.

Archivos

Otras noticias