El deseo por la vuelta a clases es de todos los argentinos, pero en algunos generan desvaríos épicos que reclaman para terceros. El diputado nacional por Salta del macrismo es uno de ellos.

Martín Grande es un caso extraño. Es parte del bloque de Juntos por el Cambio que reclaman la vuelta de las actividades, pero hasta hace poco se negaban a sesionar en el parlamento nacional. Cuando el mismo bloque decidió que querían sesiones presenciales, los macristas salteños anunciaron que no viajarían hasta Buenos Aires. Lo que sí reclaman gente como Martín Grande es que todo vuelva a normalidad y hasta marchan para ello. Hoy le consultaron en el programa Feedback que se emite por Cable Express sobre su presencia en la concentración de ayer y Grande celebró que la marcha anticuarentena fuera numerosa.

Municipalidad de Salta

“Creo que hay que hablar no solo de los protocolos de seguridad, también hay que hablar sobre qué motiva a la gente a salir a protestar un día que podría estar en su casa rascándose la panza”, dijo el diputado, para luego enumerar los supuestos móviles: “La falta de libertad, la destrucción de nuestra economía y el priorizar temas que en este momento a la Argentina no le deberían interesar como las reformas judiciales a el desplazamiento de jueces que solo empiojan el ambiente que ya de por sí está bastante mal”, opinó. A la hora de detallar las libertades amenazadas por la pandemia, hablo del productor que tiene que venir desde el sur del país a nuestra zona y debe hacer un rodeo de 300 kilómetros porque la provincia de San Luis está vallada. “Te parece que un estudiante que estaba en La Rioja cuando comenzó la pandemia no pueda volver a su casa; y no puede ir a la universidad porque no están dando clases. A mí no me parece que no puedan los catamaranes salir a pescar. Hay montón de libertades que siguen siendo afectadas”, renegó.

Fue entonces cuando le preguntaron si estaban a favor del retorno de las clases presenciales aun cuando los contagios puedan dispararse poniendo en riesgo a docentes y estudiantes. La respuesta asusta: “Por supuesto. Tiene que haber clases. Vos sabes la cantidad de chicos que… bueno, todos los chicos de este país. Los chicos son casi inmunes al virus. Claro que debería volver a clases. Y hay trabajadores esenciales que corren riesgos. Corremos riesgos. ¿Cuántos periodistas murieron? ¿Cuántos agentes de la salud y la seguridad murieron? Bueno si, hay algunos de la educación que también tiene que correr riesgos”, arengo el diputado que criticó que mientras las empresas privadas trabajan, los organismos del Estado estén paralizados. “Dejáte de jorobar. Eso también tiene que ver con la libertad de la gente”, finalizó.