Violencia de género | El arzobispo salteño pidió ser juzgado por la Iglesia, pero la justicia le dijo que no

La jueza de Violencia Familiar y de Género Carolina Cáceres Moreno rechazó ayer un planteo presentado por el arzobispo de Salta Mario Cargnello. Los religiosos fueron convocados para una audiencia el próximo martes 3 de mayo.

La causa iniciada por tres monjas del Convento San Bernardo contra el arzobispo de Salta por violencia de género sigue en mano de la justicia terrenal. La denuncia comprende también al obispo emérito Martín De Elizalde (de una diócesis de la provincia de Buenos Aires) y al sacerdote Lucio Ajaya, de la Catedral Basílica de Salta.

Ayer se informó que la defensa del arzobispo a cargo del abogado Eduardo Romani hizo un planteo que buscaba “la declaración de incompetencia de la jueza de violencia por entender que corresponde la intervención del fuero eclesiástico de conformidad al Concordato con la Santa Sede de 1966″. No obstante, la jueza Cáceres Moreno» consideró que se encuentra habilitada para intervenir en la causa en el marco de tratados Internacionales de DDHH y por leyes nacionales y provinciales que rigen la materia.

Asimismo, la magistrada puntualizó que en el acuerdo entre el gobierno argentino y la Iglesia Católica firmado en 1966 se garantizó a la Iglesia su autonomía para el libre ejercicio de su poder espiritual y también su competencia para el logro de sus fines específicos, pero ese Concordato «no es obstáculo para que el Estado argentino pueda actuar para garantizar los derechos constitucionales de todos sus habitantes».

También la fiscala penal de Violencia de Género Gabriela Dávalos había dictaminado que el juzgado provincial es competente para continuar interviniendo en esta causa iniciada el 12 de abril con la denuncia realizada por la abogada Claudia Zerda Lamas en representación de la priora y dos religiosas de clausura del Convento San Bernardo por hechos de violencia física, psicológica y económica.

La sección local del diario Página 12 informa en su edición de hoy que la jueza convocó a los denunciados a una audiencia, el próximo 3 de mayo. Según el medio citado, hasta ahora fueron citados formalmente Cargnello y Ajaya, mientras que De Elizalde no fue encontrado en Salta y se envió una cédula a Buenos Aires. Esta audiencia es cerrada y solo estarán los religiosos y sus abogados. “Por ser un prelado, el arzobispo puede no ir y presentar un escrito pero sí deben estar sus abogados” destaco el medio.