Tras un fin de semana con 7 clausuras, se informó que si bien no hay más reuniones sociales, sí hay más invitados. Hallaron hasta 150 personas en una.

Los reportes semanales que realizan desde Prensa de la Policía de Salta muestran que en los últimos meses no hubo un incremento de “fiestas clandestinas”, pero sí de gente que asiste a las mismas.

Municipalidad de Salta

Se trata en su mayoría de reuniones sociales sin fines de lucro, pero que están fuera de la ley. En estos casos las multas oscilan entre los $1000 y $20.000 de acuerdo a la gravedad de la infracción.

Según la normativa vigente dada la pandemia, están prohibidas las reuniones de más de 10 personas. Pero en Salta se han reportado, por ejemplo, fiestas de quince años con alrededor de 150 invitados.

Sólo durante este fin de semana se detectaron 7 fiestas. Todas a través de denuncias realizadas por vecinos al 911. 3 en Tartagal, 2 en Capital, 1 Orán y 1 en Joaquín V. González.

Miguel Velardez, jefe de Prensa de la Policía de la Provincia, señaló en una entrevista radial que “la liberación de actividades hace que las tareas policiales deban reforzarse ya que se multiplicaron las reuniones sociales”.

“Antes encontrábamos fiestas clandestinas con 15 a 20 personas, ahora son de 150 personas”, detalló Velardez. Ahora ese número ha crecido exponencialmente. Al punto que no es extraño hallar cada fin de semana alguna que otra fiesta con un centenar de participantes.