Fue en el partido del seleccionado de Nueva Zelanda contra Los Pumas. En la antesala del clásico rito, el capitán de los Alla Blacks ofrendó una camiseta con el apellido Maradona y la número 10 en la espalda.

La muerte de Diego Armando Maradona sacudió al mundo entero y trascendió al deporte. Millones de personalidades le dieron su adiós y hoy ocurrió de nuevo.

Municipalidad de Salta

El homenaje vino por parte de los All Blacks, quienes emocionaron a todos los presentes en el McDonald Jones Stadium de Newcastle.

En la previa a su tradicional Haka, Sam Cane, el capitán del equipo de negro, se puso adelante de su formación y caminó hasta el centro de la cancha con algo en la mano. Al llegar a la línea divisoria, el rugbier colocó en el piso una camiseta con la número 10 en la espalda y la palabra Maradona.