Victoria Liendro sobre la inclusión de personas trans en el deporte salteño

La referente de la lucha por los derechos de las personas transgénero en Salta se refirió a una noticia reciente que implica una apertura a nivel mundial en cuanto a la participación de mujeres trans en los juegos olímpicos. Dio su opinión respecto a cómo esto podría impactar a nivel local. 

En una entrevista realizada en el programa CUARTO OSCURO (FM La Cuerda 104.5) se le preguntó a Victoria por la decisión del Comité Olímpico Internacional (COI) de eliminar la exigencia a las atletas transgénero de reducir sus niveles de testosterona para competir en la categoría deportiva femenina; a lo que Liendro señaló que este avance se da en concordancia con lo sucedido en las olimpiadas de Tokio 2020, cuando por primera vez pudo competir una atleta trans en la categoría femenina.

«Antes ya el COI permitía que las personas trans compitieran, pero debían cumplir cierto tipo de cánones de niveles de testosterona en sangre. Pero para las próximas competencias no habrá ya restricción alguna», aclaró la entrevistada haciendo referencia a los venideros juegos olímpicos de invierno en 2022.

Respecto a cómo esta decisión podría impactar en el deporte argentino y en particular en Salta, señaló que se debería avanzar en las distintas disciplinas para evitar los actos de discriminación. Dio el ejemplo del torneo de futbol de los barrios, donde mujeres trans que intentaron participar sufrieron hechos de este tipo.

«Recuerdo que estuve a principios de año en una reunión de la liga de zona sudeste y lo que se planteaba era que dos mujeres trans no podían jugar en un mismo equipo o al mismo tiempo», comentó Liendro.

Además señaló que Salta tiene ya una lista larga de jugadoras de futbol, entre ellas Mara Gómez, la primera profesional transgénero afiliada en la AFA, que juega para Estudiantes (Bs. As.); también dos jugadoras en Juventud Antoniana y una en Gimnasia y Tiro. En el paddle hay tres jugadoras compitiendo a nivel nacional; otra en vóley y muchas más que practican deporte de manera amateur.

En definitiva, Liendro señaló que la decisión del COI de no poner más obstáculos para que las mujeres trans puedan participar en las competencias de elite «es un reconocimiento a la lucha de muchas personas trans en el mundo que siempre bregamos por una vida digna; y el deporte que tanto bregamos que debe ser inclusión y salud integral».