Así lo precisó el administrador del organismo al dar cuenta del estado en el que encontró la repartición cuando asumió.

«De las más de 600 obras iniciadas que tiene Vialidad, el 75 % están paralizadas o no generan certificados de obra desde hace más de seis meses», sostuvo Gustavo Arrieta en declaraciones a El Destape Radio.

El funcionario explicó además que en «las 146 obras que están activas, hay retrasos» y que encontró «una deuda de $ 18 mil millones».

Con respecto al «Plan Federal de Obras» que en su momento lanzó el gobierno del ex presidente Macri, que estaba dividido en tres ejes: autopistas, rutas seguras y mantenimiento de rutas, el funcionario consideró que «el desempeño fue muy bajo».

«En lo que respecta a las autopistas, se ejecutó solo el 10% de los objetivos que la anterior administración se planteó. En el tema de rutas seguras solo se cumplimentó el 1% del total anunciado entre el período 2016-2019 y en lo que hace a mantenimiento de rutas ya existentes se cumplió el 50% de lo anunciado, pero se abandonó el control de carga en las rutas», precisó Arrieta.

El titular de Vialidad Nacional se refirió también a la estructura gerencial del organismo y aseguró que «encontró una suerte de mega estructura paralela, con 80 puestos gerenciales destinados a llevar adelante el Plan Federal de Obras y las denominadas PPP (obras que se llevaban adelante con Participación Pública-Privada), dos proyectos que fracasaron».

En ese sentido, el funcionario remarcó que si bien son cargos políticos nombrados por la gestión anterior «los gerentes se resisten a irse y amenazan con hacer juicios».

«Los corredores viales concesionados con PPP abarcan los 3 mil kilómetros de rutas más transitados de la Argentina, pero solo se hicieron entre el 3 y 7 por ciento», aseguró Arrieta y aclaró que «a medida que se vayan venciendo las concesiones se van a ir estatizando», tal como había anunciado hace unas semanas el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis.