Vaqueros | Fuertes sospechas de corrupción en la gestión del intendente Daniel Moreno

Daniel Moreno, presidente del Foro de Intendentes.

Una nota remitida a la Auditoría de la Provincia advierte la posibilidad de iniciar acciones judiciales contra el jefe comunal por la “comisión de ilícitos de naturaleza criminal”. Sobreprecios, mentiras y contradicciones desopilantes.

Habituados a recibir denuncias contra las gestiones municipales, los trabajadores de la Auditoria no se sorprendieron que ahora sea el turno del jefe comunal de Vaqueros, Daniel Moreno. Se trata de una larga nota rubricada por el presidente del Concejo Deliberante de esa localidad, Sergio Avalos, quien munido de los tecnicismos jurídicos necesarios recordó a los auditores las leyes que el jefe comunal viola.

Allí se relata cómo durante los años 2018 y 2019 los ediles insistieron con sus pedidos de informes que no se responden o se responden mal, razón por la cual acusaron al jefe comunal de incurrir en “incumpliendo con sus deberes de funcionario público”. Semejante acusación se entiende por el cúmulo de irregularidades relatadas en el escrito y que acá no tendremos más remedio que resumir.

Uno de ellas se relaciona con un pedido de informe del 14 de junio de 2018 referido a la compra de semáforos en donde existen indicios claros de sobreprecios; el otro es del 26 de julio del mismo año y se relaciona con Cuenta General del Ejercicio 2017 que sintetiza los múltiples pliegues de irregularidades que atraviesan a un intendente como Moreno que, ante la presión de los ediles, redacto respuestas que sólo desnudaron contradicciones y mentiras.

Eso puede verse en la nota que el Concejo Deliberante ingreso a la auditoria en el día de hoy y consigna, por ejemplo, que el 9 de agosto del 2018 Moreno se disculpaba por no responder a las demandas de información sobre la CGE 2017 aduciendo que los técnicos de la Auditoría General de la Provincia se encontraban relevando y cotejando la misma documentación. Tal vez para tranquilizar un poco la ansiedad de los ediles, el 22 de octubre siguiente elevó al Concejo una “Ejecución de Recursos y Gastos de la Administración Pública Municipal del ejercicio 2017” que los concejales definieron como “una planilla excell del Municipio, inválida sin ninguna documentación respaldatoria”.

Lo peor, sin embargo, ocurrió un año después: el 19 de junio pasado cuando ediles vaquereños se reunieron con el Presidente de la Auditoría quien – al ser consultado sobre la evaluación de la documentación que presentó Moreno – les informó que el intendente nunca elevó tal documentación y que la Auditoría nunca trabajó con ella, desnudando la mentira que Moreno ungió a los ediles para zafar de los pedidos de informe.

Otro punto notable, se relaciona con un pedido de informe del 28 de junio del 2018 que solicitaba la nómina y sueldos de la planta política y de las autoridades municipales. El municipio negó mediante nota del 14 de agosto contar con planta política y se negó a brindar información sobre sueldos del personal políticos. Ante la insistencia de los ediles, Moreno remitió otra nota en donde enfatizó “informamos que ya se respondió sobre el particular y el fundamento legal de no incorporación del sueldo de Planta Política” contradiciéndose de manera fragrante con la nota anterior.

Por razones de ese tipo y otras que se detallan en el escrito, éste concluye con una dura advertencia. “el incumplimiento a estas normas en manos de distintos funcionarios públicos que tiene a su cargo la custodia, ejecución y rendición de los recursos públicos, genera la sospecha de la eventual comisión de ilícitos de naturaleza criminal, que en su caso deberán ser investigados”, para concluir del siguiente modo: “este Concejo Deliberante expresa su profunda preocupación por la situación de la rendición de las finanzas municipales y se reserva la posibilidad de iniciar acciones legales”.