Urtubey inauguró el año legislativo y esperó hasta el final de su discurso para tomar distancia del macrismo

El gobernador decidió ir por una candidatura presidencial y parte del discurso de hoy lo confirma: deuda pública, déficit fiscal, timbreos y el anuncio de que su futuro está en el peronismo fueron los ejes con los que tomó distancia del gobierno de Macri.

Con respecto a la deuda pública el Gobernador indicó que desde que se hizo cargo del gobierno, se redujo la deuda pública en un 39 por ciento. Hoy la deuda pública asciende al 9,10 por ciento del producto bruto en el contexto de un país en el que alcanza el 53,7 por ciento.

En este mismo contexto, en el que la Nación cerró el año 2017 con un déficit del 6,7 por ciento, en la provincia éste es del 2,6 por ciento, casi 3 veces menos que el nacional. “Es necesario trabajar juntos para bajarlo aún más”.

En este contexto el gobernador de Salta señaló: “No alcanza con el cambio. Hace falta la transformación, hace falta curar heridas. Me interesa más tirar abajo la puerta del atraso que tocar timbres. No todas las casas tienen timbres, pero muchísimas tienen necesidades que se solucionan trabajando. No busco que me quieran, busco demostrar mi amor con hechos concretos. No quiero pobres resignados. Quiero gente con oportunidades, con fuerza y con capacidad de crecer sin deberle nada a un concejal, a un diputado, a un senador, a un gobernador o a un presidente. Somos nosotros los deudores y hay una sola manera de pagar esa deuda: haciendo crecer a los que no paran de caer, haciendo crecer a los que crecieron, haciendo crecer a los que creen que no se puede crecer».

Esta es mi misión, esto es por lo que dejo el alma y esto es por lo que pido, una vez más, que me acompañen. Alguna vez dije que no hay hombres que puedan cambiar la realidad, que son los pueblos los que lo hacen. Y es el pueblo salteño, aquel que siguió a un hombre sin pedirle nada a cambio y con ello hizo nacer un país, el que hará nacer de una vez y para siempre la transformación que no sólo es justa, sino perentoria. Hemos puesto las bases, construyamos el edificio”.

Urtubey ratificó su compromiso con los salteños “que es total y absoluto”. “No especulo con el futuro. Dios dirá cuál es mi destino, que seguro se mantendrá por siempre en el peronismo y peleando por Salta. Uno no renuncia a lo que ama, pelea por lo que ama”, finalizó.