Uno de los imputados es el nieto | Comienza el juicio por el asesinato de María Leonor Gine

Agustín Morales tiene 21 años. En el caso hay también otras dos personas implicadas. El crimen tuvo lugar en marzo del año pasado, en un departamento del centro salteño.

La audiencia se desarrollará en el Salón de Grandes Juicios y el tribunal colegiado estará integrado por la jueza María Gabriela González como presidenta, y la jueza Carolina Sanguedolce y el juez Pablo Farah como vocales. El asesinato de María Leonor Gine (70) tuvo lugar a pocos días de iniciarse la cuarentena, a fines de marzo de 2020. Llamó la atención el caso, más por tratarse del crimen que implicaba a un familiar directo, en este caso el nieto Agustín Morales (21). Además están acusados Federico Leonardo Detzel (30) y Tania Rocío Aguirre (30).

Según anunció el Poder Judicial el juicio se extenderá hasta el 30 de julio. Por el Ministerio Público intervendrá la fiscala penal de la Unidad de Femicidios, Mónica Poma. La defensa técnica de los acusados será ejercida por Eduardo Sángari, de la Unidad de Defensa Pública 3 quien representará a Federico Detzel; por el abogado Héctor Solaligue en representación de Agustín Morales y Gabriela Arellano en representación de Tania Aguirre. La querella será ejercida por Marcos Luis Gorriti.

A los jóvenes se les acusa de homicidio agravado por el vínculo, ensañamiento, alevosía, criminis causa y por haber mediado violencia de género en concurso real. A ello hay que sumarle la violación de las medidas dispuestas por la autoridad competente para impedir la propagación de una pandemia.

El hecho

El 28 de marzo de 2020, alrededor de las 10.30, la hija y otro nieto de María Leonor Gine se acercaron al edificio donde residía (Sarmiento y Belgrano). La buscaban porque no respondía las llamadas telefónicas. Por el portero del edificio se enteraron de que Agustín estaba residiendo circunstancialmente con ella, y se había llevado el vehículo de Gine.

Cuando hallaron a Morales estaba en el auto junto a Detzel. Regresaron al departamento de la abuela, y ahí hallaron el cuerpo de la mujer en la cocina. En el lugar se observaba mucha sangre y un cuchillo que sería el arma con el cual le ocasionaron las lesiones que le provocaron un shock hipovolémico.

Al momento del hallazgo del cuerpo, Morales se dio a la fuga. Posteriormente se conoció que el móvil de crimen había sido un robo. Junto a Detzel y Aguirre revolvieron todo el departamento de la víctima en busca de dinero que la mujer tenía ahorrado.

A partir del relevamiento de filmaciones de las cámaras de seguridad se logró establecer que durante esa noche, Morales entró y salió varias veces del departamento de su abuela, acompañado por Detzel y Aguirre.