jueves 25 de abril de 2024
17.5 C
Salta

Uno de los condenados se descompensó | Dictaron cinco perpetuas y tres condenas a 15 años en el caso de Fernando Báez Sosa

El tribunal de Dolores encontró culpables a todos los acusados de la muerte del joven de 18 años el 18 de enero de 2020 a la salida de un boliche de Villa Gesell.

El Tribunal Oral en lo Criminal 1 de la ciudad bonaerense de Dolores condenó este mediodía por unanimidad a Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Enzo Comelli, Benicelli Matías y Pertossi Luciano por haber sido coautores del delito de «homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas», que prevé una pena de prisión perpetua. Por otro lado, los jueces consideraron a 15 años de prisión a Blas Cinalli, Lucas Pertossi y Ayrton Viollaz  por ser considerados partícipes necesarios del delito que se los imputa.

Los ocho, quienes aguardaron la audiencia alojados en la cárcel de Dolores, fueron acusados de haber asesinado a golpes a Báez Sosa a la salida del boliche «Le Brique», luego de un incidente previo en el interior del local entre algunos de ellos y el grupo de amigos de la víctima.

En sus alegatos de cierre, quienes representan a los padres de la víctima en calidad de particulares damnificados habían considerado acreditada la responsabilidad penal de los imputados. En la acusación sostuvieron la figura del homicidio doblemente calificado, en concurso ideal con «lesiones leves», por los golpes sufridos por amigos de Báez Sosa que intentaron ayudarlo. En ese sentido, ambas acusaciones pidieron que los ocho jóvenes sean condenados a prisión perpetua. Los fiscales habían señalado que «no hubo roles», sino que «todos hicieron todo, todos se pusieron de acuerdo para matar a Fernando, todos lo golpearon». Burlando adhirió al pedido de la fiscalía y sostuvo que todos los imputados tuvieron la «voluntad de matar» y que la víctima fue «fusilada a golpes y patadas».

El defensor de los imputados, en tanto, había considerado en su alegato que todos ellos deberían ser absueltos por la «incongruencia» entre la acusación original y la planteada por la fiscalía al momento de pedir la pena. Pidió además, que en caso de ser condenados por el tribunal, el hecho sea encuadrado como un «homicidio en riña», que prevé una pena máxima de seis años de prisión, lo que permitiría a los imputados acceder casi de manera inmediata a una libertad condicional, por los tres años que llevan con prisión preventiva.

La lectura de la sentencia fue transmitida a través del canal de Youtube de la Dirección de Prensa y Comunicación de la Suprema Corte de Justicia bonaerense. Máximo Thomsen, uno de los cinco rugbiers condenados a cadena perpetua se descompensó al momento de conocer su sentencia. Cuando los jueces estaban terminando de leer el veredicto, Thomsen se desmayó en medio de la sala de audiencias, rodeado por los demás rugbiers y los guardias de seguridad. Ante esta situación, la jueza Castro interrumpió la lectura del fallo, dispuso que el joven reciba asistencia médica y que se retire el público del recinto, pasando a un cuarto intermedio.

Archivos

Otras noticias